¡CÓMO PASA EL TIEMPO, Y CÓMO HACE CAMBIAR LAS COSAS, A VECES, “SIN TON NI SON”! por José Muñoz Torres

Hace un año insertamos un “poyete” con el título “La historia que nos cuentan las fotografías” y por unas razones u otras el tema terminó en un resumen de aquellos árboles históricos que aparecían en fotografías de Villarta. Y es que  ya se sabe que “el hombre propone y Dios dispone” , que siempre es cómodo cargar la responsabilidad de lo que hacemos en otro. El caso es que yo quería hablar de lo que se veía en muchas fotos,   -un libro precioso de nuestra historia-, que atesorado por unos, luego es esparcido, perdido u olvidado  por  quienes le seguimos. Recuerdo, con agradecimiento, el trabajo que le costó a Misi, -nuestra bibliotecaria-, conseguir fotos para aquel entrañable libro que publicamos con el nombre de “Villarta de San Juan.Historia de un pueblo y sus gentes.Reportaje gráfico desde 1898 a 1970”. Costó trabajo; pero luego, durante unos meses, fue una ilusión compartida por muchísimas familias que recordaban cosas de los suyos y de ellos mismos, contemplando fotos que se habían guardado con cariño y había pasado de padres a hijos. Gracias, Misi, por tu trabajo.

Bueno el caso es que si  miramos las fotos con atención, -cualquier foto-, hemos de observar la gran diferencia de unas  con otras posteriores, del mismo sitio. Y al verlas nos damos cuenta de cómo ha pasado el tiempo, y cómo han cambiado las cosas, a veces “sin ton ni son”. La realidad es que las fotografías nos hacen ver como el tiempo se ha detenido en algo o en alguien. De ahí que al compararlas con otras  es cuando veremos cómo ha pasado el tiempo o cómo  las cosas no son como fueron.

Foto VillScan
(A) Villarta de San Juan Fotografía aérea de aproximadamente 1934. [Fuente: Biblioteca Municipal]

La fotografía (A) es la más antigua que disponemos de Villarta, a nivel total y podemos deducir, a la vista de varios documentos, que es, aproximadamente, del año 1934. En numerosas ocasiones habíamos indicado que se correspondía con el año 1938. Pero como veremos la apreciación era errónea por los documentos que existen y por la situación de algunos de los edificios que se ven en la misma.

1 Foto VillScan
Fig.1 Fragmento del cuadrante superior izquierdo de la fotografía (A)

En el cuadrante superior izquierdo (Fig.1) se aprecia la esquina de la antigua ermita -señalada como A-  de la Virgen de la Paz, la mas antigua de las ermitas que han existido dedicadas a nuestra patrona, -aunque todas en el mismo lugar-, y ya citada en 1575 en las Relaciones de Felipe II. Con la letra G, un poco más arriba se señala la casa de David Serrano, más conocida como la casa de “las Davisas”. 

Hablando de la mencionada ermita, en un acta del ayuntamiento del 7 de diciembre de 1930, el alcalde, -Gerardo Gómez-Calcerrada-, decía lo siguiente: ” Según manifestación verbal hrcha por varios vecinos ante esta alcaldía, juntamente con el Sr. Cura Párroco, Don Jose María Mayor, el edificio destinado al culto de Nuestra excelsa Patrona la Santísima Virgen de la Paz, se halla en estado ruinoso, al extremo de haber tenido que desalojar el mencionado edificio de cuantas imágenes había por cuya razón  se pedía la colaboración de este ayuntamiento para poder proceder a la reparación de tal edificio…” [ARCHIVO MUNICIPAL DE VILLARTA DE SAN JUAN. Libros de actas de plenos]

D. José María Mayor Macías, Párroco de Villarta de San Juan entre 1927 y 1933 (Fuente: 464Mártires.es)

Es muy posible que el parroco, en ese momento D.  José María Mayor Macia, a la vista de su estado, decidiese la construcción de una nueva ermita y que este empeño fuese asumido por su sucesor en la parroquia, D. Matías Alvarez, en 1933.

Matías-Fabián Álvarez Rivera. Párroco de Villarta de San Juan entre 1933 y 1936 (Fuente: 464Mártires.es)
“Constituye una página de oro en la historia de Villarta de San Juan la gesta del pueblo alentado por su párroco de la construcción de una nueva ermita a la Patrona de Villarta, Nuestra Señora de la Paz, organizándose cultos y festejos extraordinarios los días 23 y 24 de enero de 1936 como preparación para la bendición solemne de la nueva ermita por el Sr. Obispo D. Narciso de Estenaga y Echevarría. En Villarta de San Juan le cogió la persecución religiosa y el 25 de julio de 1936 se vio obligado a salir de Villarta. El padre, de nombre Matías, como el hijo sacerdote, fue a por él y sus cosas en un camión, pensando que estaría más seguro en Daimiel, por ser su pueblo natal.” [SACRA CONGREGATIO PRO CAUSIS SANCTORUM. 464Martires.es.- Matías-Fabian Alvarez Rivera]
Teatro Rincon 579659_427025444058598_977462230_n
Pograma de la “Gran velada” celebrada el 28 de abril de 1934 a beneficio de las obras de la Ermita [ Fuente: @Villarta de san Juan, ese lugar de La Mancha]

Teniendo en cuenta que las obras de la nueva ermita estaban terminadas, o casi terminada, a principios del año 1936, puesto que como hemos visto, las novenas y fiestas de 1936 se celebraron en ella,   hemos de pensar que la fotografía (A) debe corresponderse con una fecha anterior a 1934, ya que en esa fecha se están aún celebrando actuaciones para recaudar fondos “a beneficio de las obras de la Ermita de la Virgen”, y aún se ve como la antigua ermita sigue todavía en pie.

Foto 1934 Scan
(Fig.2). Fragmento central de la fotografía (A)

Por otro lado la fig. 2, correspondiente a la parte central de la fotografía (A), nos “enseña” como Villarta mantiene su estructura viaria aunque algunas calles, de las que en ella aparecen y continuan,  hayan ido sufriendo alineaciones de sus calles que casi siempre fueron siguiendo la norma de suprimir rincones de las mismas beneficiando a los vecinos, aunque en esta alineación tuvieran que pagar al ayuntamiento el valor del suelo público que pasaba a ser de su propiedad. Haciendo un rápido repaso veremos como uno de los primeros casos  de estas alineaciones que figuran en la documentación municipal es una nota del pleno celebrado el 6 de febrero de 1921  en el que ” se presenta la solicitud de compra al ayuntamiento por parte de Concepción Calcerrada de un sobrante de via pública en la calle Alcázar [ actual calle del Dr. Díaz-Pavón], otra solicitud con igual motivo de Victoriano Díaz-Flores y otra  por el mismo motivo de Timoteo Jiménez Muñoz [de este último no se indica el nombre de la calle]. En el pleno celebrado el 20 de febrero del citado años el pleno del Ayuntamiento “se acuerda acceder a las peticiones hechas siempre que no constituyan solar edificable por los siguientes informes: Concepción Calcerrada, 64 ptas.; Victoriano Díaz-Flores: 39 ptas. y Timoteo Jiménez, 37.50 ptas”. 

Hay otra petición, del 31 de octubre de 1926, en el cual la alineación se solicita por motivos estéticos o asi lo razona el pleno del ayuntamiento. La petición es realizada por Teodoro Rincón Tabasco y se refiere  “al sobrante de via pública enclavado en la plaza de la Ermita, lado izquierdo del edificio donde se haya situada Nuestra Santa Patrona, con el fin de incorporar a mencionaa ermita dicho terreno”. En el mismo pleno  accede el ayuntameinto a dicha petición considerando beneficioso para la estética del lugar que ocupa, se concede dicho terreno a la mencionada Hermandad”.

En la zona  de la fig. 2  correspondiente a la fotografía (A), hemos señalado dos edificos que en la actualidad se mantienen exactamente igual que en la fotografía. Con la letra A, se señala una cuadra-pajar  que tiene como límites al Oeste, la calle de El Parque ( primitivamente calle Pocotrigo y despúes 18 de julio); al Norte, la calle García Morato (antiguamente conocida como calle de Herencia) y al Sur la calle Concordia (anteriormente General Sanjurjo)Con la letra D, se ve en la citada fig.2 la casa de la familia Rincón (los “teodoros” que tiene a su frente la Calle Real  que recientemente se había denominado como calle Cervantes. [Al sur de la citada casa no se aprecia ninguna construcción y más bien figura como una plazuela que salvando la calle Alcázar se continua, con la entrada formada por la casa de los Gómez-Calcerrada (actual banco Santander) y casa de los Ronceros, en su momento tienda de comestibles y consultorio médico de Javier Roncero;  entre ambas, la famosa churrería Muñoz, de los “churreros”].

Con la letra F. solar de Marcelo Negrillo entre las calles del Parque (Pocotrigo/ 18 de julio) al E. la calle Zambra ( su nombre real Zambrana o calle que sube a los altos de Zambrana) al O. y Calle de García Morato  (calle de Alcázar) al sur, donde se encuentra el cine Negrillo, espectacular construcción con fachada de puro estilo popular manchego que ocupa la totalidad del solar (De esta construcción y solar nos podría dar muchos mas detalles Jesús González Negrillo).

La letra C (Plaza de Postas) es una de las zonas emblemáticas de la fisonomia viaria de Villarta. A ella desembocaba la calle del Correo (actual calle dedicada a las peñas coheteras)  y que era el paso de todas las diligencias que hacian el “cambio de Posta” oficial del maestro de Postas, Ceferino Jiménez, en la actual calle del mismo nombre.  Con la letra G otra plaza en la que desembocaba la calle San José ( no conocemos ningún otro nombre anterior de esta calle) abriendose una plaza, añorada por muchos de nosotros, donde se desarrollaban  gran parte de nuestros juegos; el chocar de los “trompos” en su suelo de tierra compacta y dura desencadenaba un ruido seco y con un eco sordo que nos hablaba de leyendas de cuevas que recorrían todo el subsuelo del pueblo y que habrían sido utilizada por guerrilleros y bandoleros. ¡Cuántos sueños de aventuras!. Plaza de mil nombres, según el momento [En la actualidad se llama plaza de la Constitución, sin pensar  que la Constitución no necesia tener plaza ni calle, sino ser leida, estudiada, comprendida, respetada y puesta en práctica] pero que siempre será la plaza del Altillo o del Cura, aunque es bien cierto que hasta tiempo reciente no estuvo siempre en ella, el beneficio prioral. Al norte de la plaza la calle del Altillo nos hacía descender hasta la vega del río, mientras hacía el Oeste, de forma imprecisa surgía la calle del Palomar y más clara, -menos su nombre-, la calle del Hospital nos dirigía hacia la calle de Arenas. En el frontal Oeste de la plaza dos casas  blancas resaltaban en la plaza con su rodapiés de añil.

Y en esa foto la plaza Pública, la plaza del ayuntamiento, la sencilla plaza de pueblo cerrada al Poniente por el edifico del Ayuntamiento, al que en el siglo XVIII se le adosó una torre que sobresalía sobre todos los edificios del pueblo y que solo a princiopio del siglo XX le empezó a dar sombra la casa de Domingo Serrano conocida más tarde como la casa del “Requeté”. Al sur de la misma, la calle de la Cárcel (llamada después de Calvo Sotelo y en la actualidad calle de la Torre), ponía en comunicación el camino Real con el camino de Daimiel a través de la plaza de Cocinera. Al norte la citada e imponente casa de Domingo Serrano. Al levante el edificio del pósito municipal, -donde se recogía el importe de los diezmos de granos-, cerraba la plaza. [Este edificio que aparece en la foto en obras es el que de una forma más definitiva nos ha servido para datar con una aproximada exactitud la fecha de la fotografía]. El edificio del que estamos hablando, fué, después de ser pósito municipal, sede del ayuntamiento de forma ocasional, con motivo del incendio en 1904 de la casa Consistorial, pero fundamentalmente fue la sede de las escuelas, todo esto hasta que se construyó un edificio para escuelas[ posteriormente, ya en tiempos recientes, fue utilizado para instalar en él la Biblioteca  que curiosamente se nos quedó pequeña y se aprovechó para hacer el centro de salud y un nuevo centro cultural donde la Biblioteca ha ido marcando los tiempos de la lectura y de la cultura] , razón por la cual, ese viejo edificio que cerraba la plaza al Levante, fue vendido en subasta a Antonio Isla Serrano quien el 8 de abril de 1934 solicitó la correspondiente escritura pública de la compra. Es por tanto a partir de esta fecha cuando el nuevo dueño del edificio emprende obra para construir una nueva planta sobre la ya edificada, dando lugar al edificio emblemático que todos hemos conocido que fue comercio de tejidos de Gerardo Isla y en la parte superior Salón-Casino.  (Fig.3) y Fig.(4).

casino Scan
(Fig.3)Al fondo a la izquierda el casino sobrevolado con grandes vigas.
plazuela 314_0
(Fig. 4) Plaza del Ayuntamiento. Edificio del Casino (parte posterior con vista  a la plaza)

Al final, el Ayuntamiento volvió a comprar el simbólico edificio, [en el que en su, largo y ancho soportal, se colgaban las carteleras de los cines de Dolores y de Adolfito, anunciando las películas del día, mientras en el soportal se ponían los puestos de chucherias de las “Ciriacas”, -en su puesto de “quita y pon”-  y otros que no recuerdo. (Ya nos lo indicará Amgel Rodriguez)] y la piqueta y el pico fueron derribando (Fig, 4) parte de la historia de Villarta y entre sus escombros una cruz de la Orden de San Juan, a la que Villarta perteneció durante siglos. La plaza se querdó abierta a la carretera  dejando ver desde el ayuntamiento la preciosa fachada de la casa de los Gómez-Calcerrada. Son otros tiempos y la belleza de una fachada ( diría mejor que belleza, “hermosura”, perdida para dar paso a edificios comerciales [En la acera de enfrente, un poco más hacía “el pasto”, frente al kiosko,  otra casa de hermosa fachada, la de “Michelín”, sí ha sido respetada y a ella se ha trasladado el sucesor de la mas antigua “carnecería” de Villarta].

(Fig. 4)Derribo del antiguo casino para ampliar la plaza.

Así que le ponemos fecha a la fotografía, año 1934, es decir, hace 86 años años, durante los que han pasado años de historia, vivida integramente aún por muchos y recordada por muchos otros. Pero entre esa foto y la siguiente de Villarta, la (Foto B), correspondiente a un vuelo americano ( Serie B, 1956-57), solo han transcurrido 23 años. En ella se aprecia ya la ermita inaugurada en el año 1936 -que le quedaba poco tiempo para que la piqueta la derribara- y el antiguo casino del que hablábamos anteriormente. Villarta, en esa foto y en la siguiente (Foto C), se ve como ha dejado ya dentro de la población la carretera de Arenas  que es ya una calle más y se abre a través del camino de Lugar nuevo  o Tomelloso , ensanchandose hacia el camino de la “Launilla”. Por el otro lado, las calles de “Las Chorreras” y la de “Canalejas” se van separando una de otra; una buscando las refrescantes fuentes y chorreras o manantiales del río y la de Canalejas ( D. Jose Canalejas, presidente del Gobierno que fue asesinado el día 12 de noviembre de 1912) en busca del antiguo camino de Arenas. Pero en el próximo “poyete” hablaremos de esas dos fotografías  y las compararemos con la modernidad   de la Foto D, del año en curso.

1957anvas
(B) Villarta de San Juan [Fuente: IGN. Vuelo americano Serie B 1956-57]
Villa2 Scan
(C) Villarta de San Juan. Fotografia aérea aproximadamente 1960 [Fuente: Biblioteca Municipal]
 

2020 1111 canvas
(D) Villarta. Fragmento [Fuente. IGN 2020]

 Me alegro mucho de que todos los que deseaban disfrutar del verano puedan hacerlo pero si me gustaria que tomen todas las precauciones posibles porque somos muchos los que no deseamos recibir el regalo del coronavirus envuelto en una diversión irresponsable. Gracias

José Muñoz Torres, cronista oficial.

 

 


3 respuestas a “¡CÓMO PASA EL TIEMPO, Y CÓMO HACE CAMBIAR LAS COSAS, A VECES, “SIN TON NI SON”! por José Muñoz Torres

  1. Pepe, muchas gracias por este “poyete”, por todo su contenido pero especialmente por las fotos, sabes que me gustan bastante; me embobo contemplando y comparando, como tú haces y describes en tus escritos, el antes y el ahora. A propósito de la (A) o mejor dicho de un fragmento de ésta, me ha sorprendido apreciar que la antigua ermita estuviese tan al centro de la plaza y hacia la calle Postas; yo recuerdo la anterior que coincidía más con la ubicación de la iglesia actual.

    De quienes se ponían con sus tenderetes bajo ese bolado del casino donde colgaban las carteleras de cine, puedo añadir poco a Eusebio (tarugo) y Claudio (el de los caramelos), los “carameleros” de las rifas que ya te referí y a las “Ciriacas” que tú has dicho, creo que también ponía otro puesto similar, Isabel, al que llamaban de las “Quillas”. Yo fui amigo de Pedro, un hijo de a quienes llamaban las “ciriacas” y pasaba algunos ratejos en su casa, en la calle Caballeros dando frente a la calle Huertas, viendo como preparaba con gran destreza y rapidez los capiruchos de papel de estraza (no se utilizaba plástico) para las pipas, torraos, cacahuetes, etcétera, y también como su padre hacía los barquillos que luego vendían en sus tenderetes; tenderetes que eran muy simples: unas borriquetas y una especie de bandejas de madera que ponían encima y en ellas las chucherías de entonces; después llegaron los quioscos que ahora se pueden ver en el apartado de “Villarta y sus Fotos”.

    Pepe, has nombrado la plaza “Cocinera” actual Dos de Mayo y quería decirte una curiosidad que me comentó mi mujer hace muchos años y me lo han ratificado ahora ella y su hermano Timoteo: en esa plaza vivía su abuelo, Concepción Muñoz, padre de su padre, en la casa que había (no en la que hay) haciendo esquina con la calle Infantas, éste tenía una borrica a la que llamaba “cocinera” y de ahí creen que puede venir el apodo de su abuelo y de dicha plaza.

    Perdón por extenderme tanto hoy.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s