LAS CASAS Y CALLES DE VILLARTA SEGÚN LAS DECLARACIONES PERSONALES DEL CATASTRO DEL MARQUES DE LA ENSENADA, por José Muñoz Torres.

Plano Villarta 1880 Scan.jpg
Villarta, a finales del ssiglo XIX. No mucho mas grande o distinto que el del Castastro del Marqués de la Ensenada.

En el “poyete” del 18 de octubre de 2018 expusimos la relacion de todos los vecinos, familia por familia, según su oficio y profesión que figuraban en la declaración relacionada en el “Quaderno 4º” del Catastro del Marques de la Ensenada, del año 1752. Terminábamos dicho “poyete” con el compromiso de ir publicando  la mayor parte posible de este importante documento. Desde un punto de vista documental el catastro es una pieza imprescindible para conocer, puntualmente, todo lo relacionado con cualquiera de los pueblos que realizaron estas declaraciones para el Establecimiento de Única Contribución. En nuestro libro “Una historia, un pueblo: Villaharta de la Orden de San Juan” ( págs. 353 a 515) llegamos a transcribir gran parte de la documentación referida a Villarta utilizando para ello los resúmenes que se encuentran en el Archivo Provincial de Ciudad Real en el Leg. 766. En lo referido a las propiedades, utilizamos el “Registro de todas las piezas de tierras, viñas, olivas, casas, censos y demas rentas que existen en la Población y término de esta Vª de Villarta, pertenecientes al Estado Seglar, con distinción de Especies, Calidades, cavidas y confrontaciones, todo deducido en las Relaciones, reconocimientos y verificaciones que por menor se han practicado en dicha villa y término con asistencia del Sr. Don Pedro Berriz de Aguirre y Ayala, Juez Subdelegado por S.M. a este fin y Declaración de la Justicia, Capitulares del Ayuntamiento de ella y de los cuatro peritos nombrados por este, como resulta de las operaciones originales que en Cuadernos separados y Rotulados, con distinción se hallan con los demas autos de esra Comisión y encargo”.

La meticulosidad con que se llevó a cabo este catastro queda patente en toda la documentación legal que se acompañaba para requerir el cumplimiento de las disposiciones que contemplaba ese proyecto de Contribución Única. El día veinte y cuatro del mes de febrero de mil setecientos y cincuenta y dos y en nombre del Juez Subdelegado se fija el edicto firmado por Nicolás Joseph de la Vega, escribano especial de toda la operación, en él se dice:

“…Por el presente, y de ella en esta parte usando, ordeno y mando a todos los vecinos de la Villa de Villarta comprendida en mi cometido, estantes y habitantes de ella, de cualquier estado, calidad y condición que sea, que dentro del preciso término de ochos días siguientes al de la publicación de este edicto, formen cada uno de por si una relación individual, firmada y si no supiera escribir que lo sea de un testigo, en la que pondrá su nombre y apellidos, si es caballero, hidalgo, ministro, abogado, escribano, procurador, mercader de por mayor o por menor, artista, jornalero o de cualquier otro arte u oficio que ejerza, número de personas de que se compone su familia, de uno u otro sexo, sean hijos, hermanos, criados, oficiales o aprendices y sus edades, que bienes raices tienen en esta villa y su término, campo por campo, que número de medidas comprende, sus confrontaciones y linderos con expresión de especies, si de regadío o de secano, si de hortaliza o sembradura, si de viña o plantados árbolesen ellas de que especie, como está hecho el plantío, si extendido en toda la tierra o a las márgenes, en una o mas eras, explicando la calidad de que es su especie, si es de la mejor del término, de mediana o inferior, distinguiendo en las incultas si lo son por naturaleza o por desidía del dueño o por imposibilidad en su cultura, qué casa, bodega y otros edificios, en cuanto precio están alquiladas o a qué cantidad se puede regular el alquiler, qué molinos harineros de viento o de agua, papel, batanes o cualquier otro artefacto, qué le produce al año, donde está situado, como se llama y a que distancia de este pueblo, explicando si alguna de dichas fincas están cargadas de algunos censos u otras cargas reales, perpetuas o inherentes a ellas y sus dueños. Qué otras rentas, diezmos, primicias, censales u otras. Qué número de ganados con distincion de especies , cuantas colmenas y generalmente cuanto tuvieren y les reporte utilidad en inteligencia de que cualquiera que ocultare la mas leve cosa o noticia a lo que se pide, incurra en la indispensable pena de doscientos ducados de vellón, la mitad a la Real Hacienda y la otra mitad al denunciador si le hubiere; hecho en la villa de Herencia en diez y nueve días de febrero de mil setecientos y cincuenta y dos años= Pedro Berriz de Aguirre y Ayala= Por mando de su merced= Nicolás Joseph de la Vega. Cuyo edicto se fijó ante las puertas de las Casas del Ayuntamiento de esta villa y para que conste lo pongo por diligencia en Villarta en veinte y cuatro días del mes de febrero de mil setecientos cincuenta y dos años = Nicolás Joseph de la Vega.” [ESPAÑA, CATASTRO DE ENSENADA. CIUDAD REAL. VILLARTA DE SAN JUAN. VOLUMEN 766. AUTOS GENERALES. Fuente: Images. FamilySearch]

A la vista de este edicto, es normal que los vecinos, exceptuando algunos pocos acomodados, entre ellos el propio cura Prior, -por aquellas Frey Don Andrés Arias Ortiz-, sintieran un resquemor profundo sobre lo que podría venirseles encima. El hecho de aparecer la palabra Hacienda ya les haría suponer que nada bueno podría significar para sus pobres vidas, sujetas, -ya de por si-, a numerosas contribuciones directamente gravosas para ellos: los diezmos, las primicias, las alcabalas, etc. Todas ellas les suponía una presión fiscal inaguantable y por otro lado díficil de evitar. De todo este tema podríamos y esperemos hablar  durante muchos “poyetes”; lo único cierto es que ese día del 24 de febrero de 1752 solo podrían olvidarlo cuando vieran que pasaba el tiempo y nose llevaba a la práctica; además por si alguien tenía la idea de rescatar este proyecto la guerra de la independencia dejó todo donde estaba, aunque de ella se desprendiera para Villarta algo mucho peor: muchas muertes y la destrucción del pueblo.

Como dice el edicto anterior, los vecinos de Villarta, -todos-, estaban obligados a hacer declaración de todos y cada uno de sus bienes, incluso valorando cuando podía sacar por sus pequeñas casas en el supuesto caso de que las alquilasen. Estas declaraciones personales que debían presentarse en el Ayuntamiento, sería utilizadas posteriormente para revisarlas una a una y directamente sobre el terreno. Después de algo más de 250 años, estas declaraciones particulares tienen un valor muy importante para comprobar la veracidad de los datos que posteriormente los escribanos de la operacion se encargaron de transcribir a papel oficial con escritura más clara pero resumiendo parte de lo que los interesados decían en ellas. Por otro lado,- tengo la impresión-,  los datos que siempre se están utilizando en el estudio del Catastro son los  últimos citados por la dificultad que supone adentrarse en la revisión de escritos de no muy buena caligrafia, con muchas tachaduras, como conteían las declaraciones personales.

otros.toledo 003.jpg
Pared de tapial, no muy distintas al sistema de construcción de las casas del siglo XVIII

Este trabajo se ha realizado sobre estas declaraciones personales que contienen más información que en el “Libro de Registro de todas las rentas que en esta villa de Villarta y su término poseen vecinos en ella y forasteros seglares, y rentas que gozan los primeros”, aunque teniendo en cuenta el volumen de las declaraciones, -suponen más de 400 folios por ambos lados-, solo nos hemos dirigido, de momento, a la transcripcion de las viviendas. [Las Relaciones, como ya hemos dicho, conteplaban los siguientes apartados: Datos personales, datos de las casas, datos de las tierras, caballerías, ganados etc. ] Pero ademas, estas declaraciones personales serán las que se lleven para conocer las casas y verificar familias, de acuerdo al auto del día 7 de marzo de mil setecientos cincuenta y dos. El auto dice:

En la villa de Villarta en siete días del mes de marzode mil setecientos cincuenta y dos años su Merced  dicho Señor D. Pedro Berriz, juez en estos autos en prosecución de las diligencias de esta operación y habiéndose entregado a su Merced por los Señores Alcaldes ordinarios las relaciones dadas por estos vecinos  y demás que completan el número de este vecindario, mandó se pase a verificación y comprobación de las casas, sus confrontaciones, frente, fondo y habitaciones que en ellas se incluyen y valuación de sus arrendamientos con asistencia de dichos Señores Alcaldes Ordinarios, regidor, escribano de Cabildo y peritos, y para que haga la medida de los frentes y fondos concurra también Gregorio Infante, Maestro Alarife [Albañil] que todo se ponga por fe a continuación de este auto por lo cual asi lo proveyó y firmó = Berriz. = Nicolás Joseph de la Vega.”.

En esas declaraciones originales quedaron reflejadas y corregidas, todas las anomalías que apreciaron en la visita a las casas, -las más generales las referidas a las medidas de la casa de frente y de fondo-, poniendose al margen de las mismas el valor estimado por los peritos, -que firman todas las declaraciones-, y por el maestro albañil encargado de realizar las mismas. (En este “poyete” no vamos a poder relacionar todas las casas pues además hay expresiones y notas aclaratorias de lo que en las relaciones se dice, pero seguiremos en los próximos.) Es inevitable, ahora que nos hemos alborotado un poco con el cambio de nombre de las calles, que las que figuran en las declaraciones no nos suenen en absoluto, por muchas razones. En primer lugar hemos de indicar que sólo hay dos calles con denominación clara: la calle Real y la calle de la Estación. Estas dos calles, junto a la Plazuela de Nra. Sra. de la Paz, serán de las que salgan otras varias o a las que lleguen otras muchas que se denominarán, frecuentemente, con el apelativo de callejuela; Ejemplos: Callejuela de la Calle Real al Camino de Daimiel, callejuela que baja a la calle de la Estación ( actualmente sería la calle de la Estación), callejuela que va desde la calle de la Estación al Camino de Alcázar, callejuela  que va desde la de la Estación a las eras ( posiblemente la actual calle del Aprisco, etc.). La calle Real, es la actual calle de Cervantes, carretera nacional y, al mismo tiempo, Cañada Real Soriana Occidental;  es importante señalar la calle de la Estación porque por ella, de ahí su nombre, pasaban y paraban todas las diligencias, carruajes y viajeros que se dirrigían desde Madrid hasta Andalucía. Pero los cambios, por imperativo legal o comercial, muchas veces, producen cambios en itinerarios y nombres. Quince años después de que se hiciese el Catastro, es decir en  1767, aparece el Itinerario Español o guia de caminos para ir desde Madrid a todas las ciudades y villas mas principales de España, escrito por Joseph Mathias Escrivano, señalando  el camino que daría mas tarde lugar a la Carrera de Andalucia  y en el que aparecen ya debidamente señalizadas las paradas de diligencias y fundamentalmente Correos. Son las que se denominaran parada de Postas y que transcurrira, a su paso por Villarta, por la hasta entonces calle de la Estación, que a partir del citado año de 1767 pasará a ser conocida como Calle de Postas. La actual calle de la Estación era en realidad la callejuela que bajaba de la plaza alta o del altillo a la calle de la Estación.

20171217_105140.jpg
Actual calle de la Estación ( En el catastro figuraba como calle que bajaba del Altillo a la Calle de la Estación (Archivo Particular)

A lo largo de este “poyete” y otros siguientes, pasarán calles y nombres que a lo largo de los tiempos han ido cambiando y, dicho sea de paso, haciéndonos perder el por qué de su nombre primitivo: calle de la Cárcel, plaza alta (o del altillo), calle de Urda, calle de Arenas ( no la carretera de Arenas sino la actualmente conocida como Canalejas),  callejuela que baja a la puente, calle del camino de Herencia, etc. No sabemos aún su recorrido exacto y eso será obra de muchos años, comprobando y casando los linderos de las diversas casas.  Solo hay un plano del año 1889, del Instituto Geográfico Catastral,  en el que aún se adivinan parte de aquellas antiguas calles, en un pueblo de muchísima menos extensión que el actual. Dicho esto empezamos con el recorrido, casa por casa, de nuestro pueblo, en el año de 1752. Al hacer la relación de vecinos no pensabamos, en un primer momento, indicar el número de hijos pero posteriormente lo consideramos importante para comprobar el espacio del que disponían las casas para vivir. La relación la comenzamos con la principal casa del pueblo: La Casa Consistorial, sede del Ayuntamiento y de la Justicia.

Plaza ayuntamiento images
Plaza Pública. Al fondo el edificio del antiguo Pósito Municipal, posteriormente Escuelas y finalmente comercio y casino.

CASAS DEL AYUNTAMIENTO: Estaba en la Plaza pública con cuarto alto y bajo. Contiguo e incorporado a él estaba la carnicería y el Hospital de pobres. Tenía  de frente 21 varas y de fondo 17 varas, es decir, 17’55 x 14,21 metros [Primeramente hemos de señalar que si bien la medida del frente era riguosamente exacta pues era la longitud de la fachada, la medida de fondo desconocemos cuales eran los criterios para su medición pues, evidentemente, pocas casas tendrían el mismo fondo por un lado que por otro]. Los linderos eran los ssiguientes: Al Levante, la Plaza pública; al Poniente, Gabriel Díaz Raserón; al Norte, el Hospital de viandantes o pobres y al Sur, la calle de la Cárcel. No indican cuales son las habitaciones o salas que lo componen. Indican que si se pudiesen alquilar su renta anual sería de 14 ducados (154 reales de Vellón).

[Folio 12] JUAN GARCIA DE CUERVA, de oficio, labrador. de 64 años de edad; estaba casado con Josefa Alonso, de 60 años.

Tenía su casa en la Plazuela de Nra. Señora de la Paz. Lindaba al Levante con Pedro Serrano, por Poniente con casa de Francisco Sanchez y la calle Real; al Norte con la casa del citado Francisco Sánchez y por el Sur con la plazuela de “la hermita de nuestra Señora de la Paz”. Tenía de frente 12 varas y de fondo 9 varas ( 10,27×7,52 metros).

Disponía de las siguientes habitaciones: 2 cuartos dormitorios, una cocina, dos cámaras, una cuadra, pozo, patio y traspuerta [La traspuesta es la puerta al corral y otras dependencias que están detras de lo principal de la casa]. Si la alquilase ganaría al año 5 ducados (55 reales)

[Folio 14] GREGORIO MUÑOZ , de oficio labrador, de 32 años, casado con Isidora de Mora, de 28 años; sin hijos.

Vivían de alquiler en casas de Gregorio Solano y pagaban 66 reales de alquiler.

[Folio 15] JOSÉ MENA, de oficio labrador , de 30 años, casado con Josefa Sánchez de 20 años; sin hijos.

Tenía su casa en la Calle de la Estación ( Ya hemos indicado que es la actual Calle de Postas). Tenía  de frente 19 varas y de fondo 8 varas ( 15,88×7’52 metros). Lindaba por Levante con Manuel Sánchez; al Poniente, con la calle de la Estación; por el Norte con Francisco Sánchez y por el Sur con Juan Bravo Aceña.

Disponía de las siguientes habitaciones: Cocina, un aposento con su cámara, cueva, pozo y traspuesta.

[Folio 17] FRANCISCO SANCHEZ, labrador de 52 años, casado con María Muñoz de 48 años. Tenían dos hijos: Francisco (13 años) y Ramón (9 años).

Tenían su casa en la Calle Real, Tenía de frente 60 varas y de fondo 21 varas (50,15×17’55 metros). Lindaba por Levante con la calle de la Estación; por Poniente con la calle Real; por el Norte con Francisco Muñoz y por el Sur con Juan de Cuerva.

Disponía de las siguientes habitaciones: 2 salas, una cocina, un cuarto para despensa, una cuadra y pajar, todo encamarado (cámara en piso alto propia para guardar granos), una bodega, otra cuadra, bodega y jaraiz, casa de horno, todo en una pieza, cueva, pozo y traspuesta.

Otra casa en la calle Real . Tenía de frente 8 varas ( al margen rectificado en la revisión figura como 7 varas) y de fondo 15 varas ( rectificado 15) (5’85 x 12’54 metros). Lindaba por Levante con Gregorio Solano; por Poniente con con calle de la Estación; por el Norte con Francisco Romero y por el Sur con el Camino Real.

Disponía de 1 aposento y cocina ( encamarados), una cuadra y pajar (encamarado).

Otra casa en la Calle Real. Tenía de frente 23 varas y de fondo 4 varas. (19,23 x 3’34 metros). Lindaba por Levante con la calle Real; por Poniente, con la calle de la Estación; por el Norte, Gregorio Solano y por el Sur con la Plazuela de Nuestra Señora de la Paz.

Disponía de cuarto encamarado, cocina, caballeriza ( exclusiva para caballos), cueva y pozo.

Tenía como criados: una criada ( Antonia de Riva de 18 años), Un Mayoral ( Isidoro López, de 27 años) y dos zagales (Franscisco de Úbeda, de 18 años y José Infante, de 24 años)

[Folio 23] FRANCISCO MUÑOZ, labrador, de 40 años. Casado con María Parra, de 40 años. Tenían 5 hijos: Eugenio Benito (12 años), Ana María ( 9 años), Melchor ( 7 años), Alvaro ( 2 años) y José ( 1 año).

Tenía su casa en la calle Real. De frente 4 varas y de fondo 16 varas (3.34 x 13,37 metros). Lindaba por Levante con la calle Real; por Poniente, la calle de la Estación; por el Norte con Manuel Muñoz y por el Sur, con Francisco Sanchez.

Disponía de: un cuarto dormitorio y cocina, encamarados por alto; un jaraíz, otra cámara, portal, cueva, pozo, traspuesta y cuadra. Si se alquilase ganaria anualmente 66 reales.

[Folio 25] FRANCISCO ROMERO MAYORGA, labrador de 27 años. Casado con Sebastiana Alonso de 20 años. Conviven con ellos su “alnado” (hijastro) Francisco Alonso ( 4 años).

Una casa en la Calle Real. De frente 35 varas ( corregido 18) y de fondo 4 varas ( corregido 12 ) (15’50×10,03 metros). Lindaba a Levante con la Calle Real; por Poniente con María Moreno, viuda de Juan Doral; por el Norte la calle que desde la plaza baja a la calle Real y por el Sur con Francisco Sánchez.

Disponía de una sala, un cuarto, jaraiz, cueva, cocina, traspuesta, cuadra, pajar y una pequeña cuadra y un cuarto ( la mitad cubierto) y dos cámaras. Si se alquilase ganaría anualmente 88 reales de vellón.

Tenía como criados a José Bravo (Mayoral, de 35 años) y a Pedro Solano (Zagal de 39 años.)

Otra casa en la calle de la Cárcel. Lindaba por Levante con casa de José Flores; por Poniente, con Pablo Aangel; por el Norte con la calle de la Cárcel y por el Sur con callejuela que hace frente a la Ermita de Nuestra Señora de la Paz. De frente tenía 11 varas y de fondo 17 varas ( 9,19×14,21 metros).

Disponía de dos cuartos con sus cámaras, otro cuarto encamarado, cueva, portal, una camara encima del portal que corre por encima de la cocina del citado José Flores y traspuesta. Si se alquilase ganaria 88 reales de vellón.

[Folio 33] MANUEL MUÑOZ, labrador, de 44 años. Casado con Manuela Bravo de 44 años. Tenían dos hijos: Alberto (14 años) y Manuel Muñoz ( hijo y criado de 119 años).

Una casa en la Calle Real. De frente 18 varas y de fondo 7 varas (15,05x 5,85 metros). Lindaba a Levante con la calle de la Estación; al Poniente la calle Real; al Norte casa Mesón de D. Francisco Triviño y Calderon de la Barca, vecino de Ciudad Real y al Sur Francisco Muñoz.

Disponía de dos cuartos dormitorios, cocina, cueva, patio, cuadra, pajar, pozo, bodega y traspuesta.

1/4 de otra casa en el Barrio de la Urda (las otras partes corresponden a Bonifacio Diaz y Gregorio Mena) Todas ella tiene de frente 15 varas y de fondo 11 varas (12,54×9,19 metros). Linda a Levante y Poniente con Pedro Aguirre, al Norte con Alfonso Muñoz y al Sur con la Callejuela  que va al río. Esta junto a una huerta.

Disponía de cocina y dormitorio, patio, pozo y traspuesta.

[Folio 37] RAFAEL BRAVO GALLEGO, labrador de 34 años. Casado con Catalina García Serrano de 36 años. Tenían tres hijas: Tiburcia (7 años), Jacinta ( 3 años) y Antonia (2 años).

Una casa en la Calle Real. De frente 40 varas y de fondo 17 varas (33,43 x 14,21 metros). Lindaba por Levante con la Calle Real; por Poniente con Julian Sánchez; por el Norte con con Juan de Hoyos y por el Sur con la citada calle pública (Real)

Disponía de 3 cuartos dormitorios, una cocina, una casa horno, una cuadra, un pajar, traspuesta, un cuarto sin techar, una cueva y su pozo. Tenía además dos cámaras en las cuales vivía su madre, Andrea Solano y su hermano Ignacio Bravo. Si se arrendase ganaria 132 reales de vellón.

[Folio 41] JULIAN SANCHEZ, labrador, de 55 años. Casado con Ana Aguirre de 52 años. Tenían un hijo: Manuel ( 18 años).

Una casa en la Plaza Pública ( Se refería a la Plaza del Ayuntamiento). De frente 25 varas ( 19 rectificado) y 21 de fondo (23 rectificado) (15,88 x 19,22 metros). Lindaba por Levante con Andrea Solano; al Poniente con Francisco Yepes; al Norte callejuela a la calle Real y al Sur la Plaza Pública. Si se alquilase ganaria 110 reales de vellón.

Disponía de dos cuartos encamarados, cocina, casa horno, cuadra, pajar, patio, cueva, pozo y traspuesta.

Otra casa en la calle de la Estación. De frente 9 varas y de fondo 4 varas ( 7,52 x 3,34 metros). Lindaba al Levante y al Norte con la calle Estación y al Poniente y al Sur con Gregorio Bravo. Si se alquilase ganaria 44 reales de vellón. Estaba cerrada por no tener quien la alquilase.

[Folio 44] FRANCISCO YEPES SAAVEDRA, labrador de 45 años. Casado con Venancia Fernández de 44 años. No tenían hijos.

Una casa en la Plaza Pública. De frente 21 varas y de fondo 11 varas (17,55 x 9,19 metros). Lindaba por Levante con Julián Sánchez; por Poniente la calle de la Estación; por el Norte calle que sube a la plaza camino a Daimiel y por el Sur con dicha plaza pública. Si se alquilase ganaría 88 reales de vellón.

Disponía de una sala y cocina encamarada, traspuesta y pozo.

Tenía por criado a Cristobal Moreno ( Mayoral de labor de 35 años).

[Folio 45] LEANDRO MORENO, labrador de 30 años. Casado con Isidora Sánchez, de 28 años. Tenían una hija: Bernarda ( 3 años).

Una calle en la Calleja que va al camino de Daimiel ( Actual calle Infantas). De frente 16 varas y de fondo 15 varas (13,37 x 12.54 metros). Lindaba por Levante con Juan Beltrán; por Poniente con José Jurado; al Norte con Miguel Mota  y al Sur con dicha calleja. Si se alquilase ganaría 66 reales de vellón.

Disponía de un cuarto dormitorio, cocina, patio, cuadra, cueva y traspuesta.

[Folio 48] FRANCISCO DE TORRES, labrador de 45 años. Casado con Felipa Rojo. Tenían tres hijos: Francisco ( 15 años), Ana ( 12 años) y Sebastiana ( 7 años)

Una casa en la calle que va a Daimiel. De frente 17 varas y de fondo 12 varas ( 14,21 x 10,03 metros). Lindaba por Levante con Diego Sánchez; por Poniente con Juan Beltran; por el Norte con dicho Diego Sánchez y por S. con la calle que va a Daimiel. Si se alquilase garanaría 77 reales de vellón.

Disponía de un cuarto dormitorio, cocina, cámara, cuadra, pajar, cueva, pozo y traspuesta.

Una tercera parte de una casa en la Calle camino de Alcázar ( Actual Dr. Díaz Pavón). Las otras dos partes son propiedad de Francisco Mena.

[Folio 50] DIEGO SÁNCHEZ, labrador de 50 años. Casado con Gabriela Pulido de 28 años. Tenían seis hijos: José ( 22 años), Josefa ( 20 años), Ana María (15 años), Santa (13 años), Ramón ( 9 años) y Antonia ( 1 años).

Una casa en la calle Real. De frente 17 varas ( rectificado 13) y de fondo 28 varas (10,57 x 23,40 metros). Lindaba al Levante con dicha calle; al Poniente con Francisco Torres; al Norte con Pedro Flores y al Sur calle que de Arenas baja al Camino Real. Si se alquilara ganaría 121 reales de vellón.

Disponía de dos cuartos dormitorios encamarados, cocina, cueva, casa horno, cuadra y pajar, patio, pozo y traspuesta con su corrido y otra caballeriza, bodega y jaraiz y portal.

Tenía dos criados: Antonio Sarmiento ( Mayoral de 35 años) y Antonio Bravo Menor (Zagal de 18 años) [ El apelativo “menor”, -el menor-, se refería al hijo que tenía el mismo nombre que el padre. En vez de utilizar el apellido de la madre, utilizaban el citado apelativo que algunas veces terminaba convirtiendose en apellido]

[Folio 54] BLAS MUÑOZ, labrador de 40 años. Casado con Vicenta Gallego,  de 30 años. Tenían dos hijos: Ramona ( 14 años) y Antonia ( 1 años).

Mitad de una casa en la calle Real ( La otra mitad propia de Juan Muñoz). Toda ella tenía de frente 18 varas y de fondo 23 varas ( 15.05 x 19,23 metros). Lindaba Lindaba por Levante con José Sepúlveda; por Poniente con con la calle Real; por el Norte con Juan Muñoz y por el Sur con casa de Gregorio Solano. Si se alquilase ganaria 88 reales de vellón. (No indica sus dependencias, salvo que estén incluidas en la declaración de la otra mitad de casa, propia de Juan Muñoz, su padre ).

[Folio 56 JUAN MUÑOZ, labrador, de 80 años. Casado con Violante Gascón de 50 años. Tenía una hija: Rafaela ( 8 años).

Mitad de una casa en la calle Real ( la otra mitad propia de Blas Muñoz). Toda ella tenía de frente 18 varas y de fondo 23 varas ( 15,05 x 19,23 metros). Lindaba a Levante con Juan Pulido; a Poniente con Juan Zúñiga; al Norte con María Alonso y al Sur con Pedro Rojo. Si se alquilase ganaría 66 reales de vellón.

Disponía de portal, dormitorio y cocina por bajo; tres cuartos encamarados por alto; patio, cueva, bodega, caballeriza, jaraiz y traspuesta .

[Folio 58] GREGORIO SOLANO, labrador de 60 años. Casado con María Fernández de 70 años.

Una casa en la calle Real. Tiene de frente 2i varas y de fondo 13 varas (17,55 x10,87 metros). Lindaba por Levante con José Sánchez el Menor; por Poniente con la calle Real; por el Norte con casa de Juan Muñoz y por el Sur con la calle que sale a la del camino de Alcázar. Si se alquilase ganaría 132 reales de vellón.

Disponía de dos cuartos dormitorios, cocina, bodega y portal, todo encamarado, casa de horno, cuadra, pajar, cueva, patio, pozo y traspuesta y en la dicha traspuesta, una tinada cubierta de carrizo [Tinada, tenada o “tená”, cobertizo o porche rústico, en el que se resguardaban carros o utensilios y aperos  de labranza. Sobre él, se amontonaban frecuentemente gavillas o leña] . Lo demás de teja.

Otra casa en la calle que sale de la Real hacía el camino de Alcázar. De frente 12 varas y 14 varas de fondo ( 10,03 x 11,70 metros) Lindaba a Levante con la calle de la Estación; por poniente con los herederos de Juan Bravo Moncada; por el Norte con la citada calle que sale al camino de Alcázar y por el Sur  con otra callejuela que sale por entre los dos mesones a la Calle de la Estación. Si se alquilase gaanaría 66 reales de vellón.

Disponía de dos cuartos dormitorios, una cocina, un portal, una cámara, caballeriza, pajar, pozo, horno que no se usa, pozo, patio y traspuesta. Vive en ella Alfonso Bravo y no paga arrendamiento.

Otra casa en la calle Real. De frente 5 varas y de fondo 19 varas (4,18 x 8,36 metros). Lindaba por Levante con la calle Real; por Poniente con la calle de la Estación, por el Norte con otra de Francisco Sánchez y por el Sur con otra del citado Francisco Sanchez. Si se alquilara ganaría 44 reales de vellón.

Disponía de una cocina y un poco de cámara, en ella un cuarto encamarado, cueva, medio pozo, un corrido a la puerta de la cueva, que sirve de cuadra, medio patio. No tiene traspuesta. La habita Gregorio Muñoz y no paga arrendamiento alguno.

Tenía un criado: Francisco Solano ( Ayudador de 24 años). [La relación total de casas es de 190 así que poco a poco iremos utilizando más “poyetes” para ir conociendo todas las casas.

 

 

NOTA:

Vara de alcalde de aproximadamente 0,83 metros de longitud

lA VARA.- La vara era una medida de longitud, -vigente a nivel practico hasta muy avanzado el siglo XX-, equivalente a 0’835905 metros, que tenía un origen muy concreto que hay que buscarlo en la vara que llevan en grandes ocasiones los Alcaldes. Antiguamente el Alcalde era el encargado directo de ejercer la justicia, en primera instancia, y los casos en los que más debía actuar eran aquellos que debían aclarar  los límites o distancias planteados, en algunas desaveniencias, por los vecinos, razón por la cual necesitaban un instrumento que fuese siempre el mismo en su longitu pero además que  simbolizase  el poder de justicia de los Alcaldes. Por ello la vara pasaba de uno a otros alcaldes y con ella medían las longitudes de tierras y casas: “tantas varas”, hasta el momento de pasar a ser medida popular de longitud.

José Muñoz Torres, Cronista Oficial.

 

 

 

 


One response to “LAS CASAS Y CALLES DE VILLARTA SEGÚN LAS DECLARACIONES PERSONALES DEL CATASTRO DEL MARQUES DE LA ENSENADA, por José Muñoz Torres.

  1. Muchas gracias, señor Cronista, por reproducirnos tantos detalles de nuestro pueblo, sus habitantes, sus casas y sus cosas; gracias también por facilitarnos las equivalencias de las medidas a metros y también por la explicación del origen de la medida de la VARA.
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s