LIBROS EN LOS QUE ALGO SE DICE DE VILLARTA DE SAN JUAN. BIBLIOGRAFIA DE VILLARTA DE SAN JUAN (XV)

Desde que comencé a publicar estos “poyetes”, este va a ser el decimoquinto en el que de una forma genérica vamos a hablar de lo que muchos escritores han dicho sobre Villarta; unos han dicho alguna palabra refiriéndose a Villarta y otros han hablado largo y tendido; unos han hablado por obligación (como no hablar por el pueblo que pasas sin decir nada de él..), otros lo han hecho “porque sí”, algunos han hablado no muy bien de nuestro pueblo o de nuestras cosas, simplemente porque así les parecía que se vengaban de algo que posiblemente, sin darle mayor importancia, hubiesemos dicho,…. De una forma o de otra han sido muchos los que han puesto nuestro nombre en algún libro y sólo, a todos nosotros, nos queda una única solución: sacar consecuencias de lo poco o mucho que hayan dicho y con sinceridad y honestidad sepamos discernir entre lo bueno o lo malo y asi poder rectificar o mejorar la imagen de nuestro pueblo. Curiosamente, muchos de los libros en los que se habla de Villarta está escrito por escritores viajeros extranjeros que pasan por aquí. Unos pasan “echando pestes” del lugar y otros se asoman a él con curiosidad. Asi que con la misma curiosidad que ellos tuvieron vamos a comenzar nosotros. En el primero de los que en este “poyete” incorporamos, nos encontramos con un libro original que en la carta XVI, del mismo habla de Villarta; no habla ni bien ni mal, no habla del río ni de su puente, solo habla de su experiencia en una posada de Villarta, en la que mientras come junto a un compañero de viaje y antes de retirar a dormir hablan de cosas de la vida, de lo trascendental de la vida. La traducción del original la hemos realizado con el traductor de google y según la misma el aspecto hostelero de Villarta queda bastante bien, por lo que dice el autor en la parte que hemos subrayado del texto.

Portada de la primera edición de “Las alforjas”, de Georges John Cayley

GEORGES JOHN CAYLEY (1826-1878): LAS ALFORJAS; OR, THE BRIDLE ROADS OF SPAIN [LAS ALFORJAS O LOS CAMINOS DE HERRADURA EN ESPAÑA]Volumen II. Richard Bentley. London, 1853

Villarta: Pág. 62

Comienza este segundo volumen con el inicio de regreo hacía Madrid con la carta XIV, escrita en Granada un 27 de marzo. La carta XV, está fechada en Jaen,el 5 de abril. La carta XVI la fecha el 7 de abril en la Mancha, de forma genérica y la carta XVII la fecha el 12 de abril en Villarta:

Al salir de La Torre (Torre de Juan Abad) nuestro camino pasaba por Cozar y luego por una llanura cubierta de trigo tierno. Hacia el mediodía llegamos a Cubillas (Alcubillas), un pueblo muy ruinoso. Al entrar, preguntamos, nuestro camino a la posada, y mientras avanzábamos escuchamos a una de las personas a las que habíamos preguntado, decirle al otro: “Hay dos andaluces”.

Poco después del anochecer llegamos a Villarta. La cuaresma terminó ayer, creo y ciertamente vimos consumir más carne en esta venta de la que hemos visto en nuestro camino. Conseguimos un excelente jamón frito, la primera muestra desordenada que nos encontramos desde Sevilla, excepto por supuesto en los grandes pueblos.Mientras estábamos sentados en nuestro apartamento, antes de irnos a la cama, surgió una conversación, no recuerdo de qué, con respecto a un estado futuro, y si sería definitivo o no. H — pensó que de otra manera sería muy insatisfactorio, si, después de haber sido golpeados por este mundo con la expectativa de la paz final en el próximo, encontráramos que todavía había una lucha y una incertidumbre más allá de la tumba.”Sí, pero podemos despertar y no recordar nada de este estado en el próximo, teniendo en el germen infantil de nuestra naturaleza las semillas de todo el mejoramiento que nuestra vida en este mundo nos ha producido: y volver a trabajar frescos, con tanto espíritu y alegría como un hombre que se va a dormir cansado y descansando, se pone a trabajar de nuevo a la mañana siguiente “.”Eso es aún más insatisfactorio, pues entonces debemos olvidar todas esas frivolidades y lazos de afecto y parentesco que son los únicos que hacen tolerable la vida”.Pero debes recordar que todos estos lazos y relaciones se han formado en esto; y tal, mejor aún, puede formarse en el próximo. No podemos decir sino lo que podemos encontrar de nuevo con las mismas almas, aunque no las recordemos.tampoco podemos sentirnos atraídos aquí hacia los amigos de algún estado anterior a éste, por una simpatía anterior aunque no recordada. Vale la pena tener la vida tal como es; hay mucho más placer que dolor en ello. (…)

“No lo sé: la duda nos hace miserables “. No me hace sentir miserable. Me siento bastante satisfecho de estar en la banda de Todo Sabiduría, Todo Amor y Todo Poder, y argumento por experiencias pasadas que me tratarán mejor de lo que merezco. Ahora estoy feliz y agradecido por mi vida. No tengo hambre, ni sed, ni frío. Por el momento estoy interesado en esta discusión …Nuestro camino desde Villarta no ha sido fructífero en aventuras, y el paisaje no podría haber sido más lúgubre y desolado … La única variación de la vasta y fatigosa llanura consiste en ocasionales valles anchos y planos, que parecen como si la superficie, socavado por alguna acción volcánica abajo, había cedido, y se había hundido como la trampilla de un escenario, dejando bordes descuidados, desmoronados y escarpados, de unos cuatrocientos o quinientos pies de profundidad a cada lado. A menudo las ciudades se esconden en estos grandes huecos, de modo que no hay rastro de ningún asentamiento humano en el horizonte en blanco.Entramos a este tipo de país por Puerto Lapiche, donde desayunamos después de salir de Villarta. Aquí, en ninguno de los dos lados de las colinas que estábamos desertando, se encontraba una multitud de molinos de viento de Don Quijote. Aquí se desvió del camino real para hacer penitencia en la Peña pobre. El patrón no sabía nada de este último lugar, pero tenía la vaga idea de que Don Quijote había estado en el lugar, y quiza (quizás) la historia se había escrito aquí. [Traducción de Parte de la Carta XIV y XV.]

Pastores en uno de los apartaderos del puente sobre el Gigüela (Archivo Personal)

Fig. 1 Itinerarios de la Mesta según Aitken (El abrir nuevas ideas llega a veces a plantear “noticias por que sí”)

Fig.2 Itinerarios de la Mesta sobre un mapa de Julius Klein

Aprovechando que la Cañada Real Soriana pasa por Villarta, aunque ya no sea reconocible (concretamente el paso o cruce de la antigua carretera N-IV, ha desaparecido al construir la Autovia A-4. Posiblemente un cartel al lado de la autovia indicando que por ahí pasaba la Cañada Real Soriana, sería interesante) he descargado dos mapas sobre los recorridos de la citada cañada. En la Fig. 1 aparece los puertos reales entre ellos el de Villarta. Bueno en realidad aparecen dos, precedidos de una interrogación: Villarta (2) en el provincia de Ciudad Real, el nuestro y el de Villaharta(2) de Cordoba. La idea de esta última adscripción en el mapa es que, según R. Aitken, parece, por el lugar y recorrido de la cañada, que el verdadero puerto sea el de Córdoba, sin aportar más datos que su “sabia” opinión. Sin embargo en el AHN hay suficiente documentación, entre ella una información de la Mesta referida al maestro de canteria Martin de Artache y su obra en el puente de Villaharta del Priorato de San Juan como para no tener en cuenta esta deducción ( Sería interesante que el Archivo Histórico Nacional corrigiese la denominación correcta de las tres Villahartas, que tambien dispone de suficientes datos para no describir algunos documentos como Villaharta (Córdoba) cuando se trata de Villarta ( hoy de Ciudad Real y antes del antiguo Priorato). Hay un documento en concreto que habla de la Mesta contra las villas de Alcázar de San Juan, Herencia, Arenas y Villaharta (Cordoba). Parece demasiado ilógico esta idea ¿no?. El documento habla de términos linderos y por tanto parece lógio que se trate de Villarta de San Juan. Bueno, esta situación sirve para que algún “ilustre” historiador utilice y copie, después, los datos de un sencillo cronista municipal para colgarse la medalla de haber realizado un descubrimiento…¡!.

El mapa de la Fig. 2. ya es un poco más surrealista la explicación. El mapa inculido por Julius Klein en su obra La Mesta, ocupa dos páginas de la edición de su obra en Alianza Editorial, por cuyo motivo el nombre concreto de Villaharta aparece borroso al coincidir con la junta de las dos páginas. Pués bien esta circunstancia dió pie a que el ilustre historiador Marqués de Lozoya, en su obra de Historia de España (creo que de editorial Salvat), no estuvo fino y en vez de investigar si era una “o” o era una “a” cortó por lo sano y escribió en una copia del mapa de Klein: Villahorta, en lugar de Villaharta, lo que originó que otros autores siguieran utilizando esa denominación, como la del mapa que publicamos.

LIBRO DE LOS PRIVILEGIOS Y LEYES DEL ILUSTRE Y MUY HONRRADO CONCEJO DE LA MESTA GENERAL, CABAÑA REAL DESTOS REYNOS DE CASTILLA Y LEON Y GRANADA. CON CIERTAS PROVISIONES Y SOBRECARTAS DE LOS SEÑORES REYES DE CASTILLA POR SU MAGESTAD CONFIRMADOS. Impreso con licencia de los Señores de su Real Consejo. Año de mil y quinientos y setenta y ocho. Madrid.

Alcazar: Setencia dada por el licenciado Uria juez de imposiciones, año de 1525 contra Juan Hurtado, vecino de la villa de Alcázar, sobre el medio diezmo que llevaba en el puerto de Villaharta, condenandole en restitución de lo que había llevado.

Alcazar de Consuegra. Executoria contra el Concejo de Alcaçar de Consuegra, Villaharta, Arenas y Herencia, para que dejen pasar libremente pos sus terminos y dehesa que dicen Villacentenos, los ganado de la Mesta. Dada en Granada a 31 de enero de 1573.

Villacentenos, Alcaçar, Villaharta, Herencia, Arenas. Executoria contra los concejos de Villacentenos, Alcaçar, Villaharta y Herencia y Arenas, en razon de prendar y penar los ganados que pasaban por los téminos de Villacentenos, de que conoció Miguel Ortuño, alcalde entregador [Los alcaldes entregadores eran oficiales del Rey en la Mesta que representaban en ella la autoridad real y su función era la de defender a los ganados trashumantes, velando por su seguridad y cuidando de que se respetasen sus privilegios]y por si dentencia condenó a los dichos concejos a que dejasen pasar por los dichos términos libremente los dichos ganados: de que se apeló para la Chancilleria de Granada, donde por auto de vista y revista, mandaron amparar al Concejo de la Mesta en la posesión que tenian de pasar libremente por los dichos términos. Dada en Granada a 10 de diciemvre de 1568, años ante Martín de Carvajal; está notificada. [Prendar era el hecho de que los concejos al penar (multar) a los ganados según sus normas se quedaban con parte del ganado en “prenda” de la pena impuesta, de ahí el término de “prendar”. Villacentenos no tenía término propio sino que era una dehesa prpiedad del Gran Prior de San Juan de la que podían beneficiarse los concejos citados]

Villaharta: Auto proveido por poe el licenciado Uria, juez de comisión en el lugar de Villarta, a 28 de octubre de 1526, contra Gonzalo de Avila recaudador del puerto de Villaharta, para que tome de cada rebaño como llegare el derecho,…

Villaharta: Ejecutoria contra el Concejo de Villaharta, en razon de cotear [reservar el empleo y el aprovechamiento del territorio por medio de un coto que se pone en un linde] y vedar los baldios y términos de la dicha villa [aunque se cita a Villaharta como villa, el villazgo se concedio en 1648, siendo hasta entonces lugar dependiente de Arenas] y prendar y penar en ellos a los gandos de Mesta; de que conoció el Licenciado Ortiz de Soto, Alcalde entregador, y por su sentencia condenó al dicho Concejo y oficiales, a que no prendasen, ni penasen mas los dichos ganados en sus términos y baldios, ante slos dejasen pasar libremente sin les llevar pena alguna mas del daño apreciado, y por haberles prendado y penado, les condenó a en tres mil maravedises; de que se apeló para la Chancilleria de Granada, donde se condenó en vista y revista. Dada en Granada a 13 de enero de 1599 años, ante Alonso Diaz de Palencias; notificada ( En vista y revista sería equivalente a primer juicio(vista) y apelación a la sentencia (en revisión de sentencia o revista).

Villaharta: Sentencia dada por el Doctor Juan de Vinuesa en la villa de Arenas, a 10 de diciembre de 1496 años, contra la villa de Villaharta, del Priorato de San Juan, en razón de prendar los ganados que pasaban por sus términos y haber ocupado parte de la Cañada y Camino Real, desde Arenas hasta Villaharta; manda que dejen pasar libremente por los dichos términos los ganados de la Mesta, sin les llevar pena alguna y que dejen libre para la dicha cañada y camino lo que en ellos habían ocupado, y que la una parte del camino quede un año de paso ya otra parte no. Otra en pergamino sobre lo mismo dada por Pedro de la Cerda, Alcalde entregador en la villa de Medinalceli el 23 de agosto de 1426.

Villaharta y otros lugares: Ejecutoria contra Villaharta, Alcaçar y Arenas, en razón de prendar los ganados que pasaban por sus términos y dehesa de Villacentenos, de que conoció Miguel Ortuño, Alcalde entregador, y por su dentencia condenó a los dichos concejos, a que dende en adelante dejasen pasar libremente los dichos ganados por los dichos sus términos y dehesa , sin les prendar, ni penar en manera alguna, so ciertas penas, paciendo las yerbas y bebiendo las aguas, para ir al puerto de Villaharta, a pagar el servicio y montazgo perteneciente a su Magestad; más le condenó en restitución de todas las prendas, penas y ganados que hubiesen tomado con los esquilmos, partos y postpartos de los dichos ganados y que las dichas villas, no sean obligadas a volver las prendas y maravedis que hubiesen tomado a los hermanos de la Mesta, sobre que tuviesen cosa juzgada, o carta ejecutoira de la dicha Chancilleria. Dad en Granada a treint ay uno de enero de mil y quinientos setenta y tres años.

Villaharta: Ejecutoria contra el Concejo de Villaharta, en razon de prendar y penar los ganados en los baldios de la dicha villa, de que conocio el Licenciado Ortiz de Soto, Alcalde entregador y por su sentencia mandó que dende en adelante dejen pasar libremente pos sus términos y baldios los dichos ganados de la Mesta sin les llevar pena alguna mas.

Campo de Criptana: Otra ejecutoria contra la dicha villa, sobe rompimientos en la dehesa de Salcedo, despachose en la misma forma a cuatro dias del dicho mes y años (4 de octubre de 1610), ante el mismo notario. Está dentro de ella un mandamiento del Señor Pedro de Tapia para que Martin de Artache acabasse la puente de Villaharta.

Villaharta: Ejecutoria contra la Villa de Villaharta y vecinos partiualres de ella, en razón de cotear sus rastrojos y prendar y penar los ganados que en ellos entraban, de que conoció el Licenciado Ortiz de Soto, Alcalde entregador, y por sus sentencias condenó a dichos vecinos , a que no coteasen sus sastrojos despues de alzado el fruto, antes los dej libres para el pasto y aprovechamiento de los ganados de la Mesta, y otros que en él lestuvieren, so ciertas penas; y en otras por por haberlos coteado, de que se apelo para la Chancilleria de Granada, dode se reusearon : declarando que los cotos de los dichos rastrojos los tengan acotados hasta ocho días antes de San Miguel de Septiembre de cada un aña, y entonces los alcen y quiten, lo cual se confirmó en revista. Dada en Granada a treinta de enero de mil y quinientos y noventa y seis años, ante Alonso Diaz de Palencia.

Villaharta Sentencia dada por el Licenciado Uria, Juez de imposiciones, año de 1525 leg. 3 de lib. y sentencias, nº2 folio 76. contra Alonso de Moya, vecino de Villaharta; suspende cierta imposición que cobraba en la dicha villa y remite la causa al Concejo, leg. 1 lib. 2 fol.54

[Señalando datos de la Mesta recogidos en este Libro de Privilegios podemos ver el poder de los ganaderos de aquella época acogidos en el honrado Concejo de la Mexta, con un servicio jurídico que nada envidiarían a los de las grandes multinacionales actuales. Es en lo poco que hemos señalado un resumen de sentencias condenatorias sobre pueblos que aparentemente no guardaban los derechos de la Mesta y que, en realidad, le “traían un poco al fresco” si iban en contra de los agricultores que veían como a veces los ganados esquilmaban parte de sus sembrados o viñedos incluso la prohibición de que después de la siega pudieran los dueños de esos sembrados meter en ellos sus pequeños ganados, pues los rastrojos debían quedar para uso de los ganaderos de la Mesta. En cualquier caso, por mera coincidencia hemos encontrado el dato en el que la Mesta urge al maestro de cantería Martin de Artache, en 1610, la terminación de la reparación del puente de Villarta].

GARCÍA MARTIN, PEDRO // SÁNCHEZ BENITO, JOSÉ MARIA.- Contribución a la historia de la trashumancia en España. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Secretaria General Técnica.

Villarta de San Juan. Págs. 288

Página 288: ” La lista de Puertos reales -Candeleda, Aldeanueva de la Vera, Montalban, Ramascastañas, Socuellamos, Venta del Cojo, Torre de Esteban Abrahan, Villarta, Perdiguera, Malpartida, Pedrosín, Abadía y Albalá- situaba a estos en las proximidades de los invernaderos y en la retícula del tráfico migratorio , siendo al mismo tiempo lugares idóneos para tributaciones locales,… [ En este libro se pone en duda el portazgo de Villaharta que según Aitken habría que buscar más cerca de los invernaderos de Córdoba, concretamente en el otro Villaharta (Córdoba). En contraposición con esta idea existe la certeza de la existencia de este puerto real según los datos de reconstrucción del puente Romano de Villarta de San Juan, aunque solo sea atendiendo a la descripción del expediente AHN/1.2.3.5//DIVERSOS-MESTA 48, N, 5BIS en el que se dice: “A vos Martin de Artache, maestro de obras de cantería que ante mi paresce Lorenzo González de Sepúlveda, agente y general del concejo de la Mesta y presento la petición del thenor siguiente: Digo que por comisión de V.S. Pedro de Aguilera Contreras hizo cierto concierto con martin de artache maestro de cantería para que adobase y hiciese la puente de villa arta… (En el folio 2 se dice:) “…que la puente por donde se pasaban los ríos guadiana, xigüela y çancara por el término de villa arta estaba cayda y desbaratada de forma que no podían pasar por ella los ganados… (JOSÉ MUÑOZ TORRES. El puente sobre el Gigüela. Págs 162-171)

BASANTA, LUIS FERNANDO. Había una vez… Las zonas húmedas. Revista AÑIL, Cuadernos de Castilla-La Mancha. nº 2, Noviembre de 1993

Villarta de San Juan. Pág. 14

Pág. 14 Lo triste es, que la mayor parte de las tierras “recuperadas” no han podido ser utilizadas para cultivarse, ya que la concentración de sales lo impedía. El lector puede comprobar este extremo, cuando cruza sobre el río Cigüela (Gigüela) a su paso por Villarta de San Juan. Debe imaginarse que ese polvoriento desierto de sales blanquecinas que se abre paso a ambos lados del canal del río, durante varios cientos de metros, fue, en época no lejana (1971) un productivo marjal, lleno de vegetación palustre y aves acuáticas. Tras la desecación y la imposibilidad de cultivo, ha llegado el abandono ¡Qué despilfarro! ¡Qué tristeza!.

GIJÓN JIMÉNEZ, VERÓNICA. La imagen de la Mancha en los relatos de viajes del siglo XVIII. I Congreso Nacional . Ciuda Real y su provincia.Tomo III. Instituto de Estudios Manchegos, 2015.

Villarta Pág. 145,147

Pág. 145. “Después de dejar Manzanares el viajero (Dalrymple) pasó por la venta de Quesada pero se dio cuenta de que no respondía a la descripción que Cervantes había hecho en el Quijote. Siguió su camino hasta Villarta, población que el viajero denominó “villano agujero”. Al día siguiente partió hacía Puerto Lápice, donde el autor sitúa uno de los pasajes del Quijote: la aventura del Vizcaino”.

Pág. 147. “A continuación llegó ( Jean Francois Peyron) a Villarta pero no describió esta localidad, sino que hace referencia al río Guadiana que discurría una larga distancia bajo tierra y aparecía en los Ojos del Guadiana”.

CORTES EXTRAORDINARIAS. Día 27 de enero de 1822. División provicional del territorio español. Nº 1 Demarcación de los límites de las provincias de la península.

Límites de la provincia de Ciudad‑Real.               

Esta provincia confina por el N. con la de Toledo y parte de la de Cuenca; al O. con las de Cáceres y Badajoz, al S. con las de Córdoba y Jaén, y al E. con la de Chinchilla. El límite N. de esta provincia tiene su prin­cipio un poco al N. E. de Pedro‑Muñoz, dirigiéndose hácia el occidente, y pasando al N. é inmediato á la capilla del Cristo de Villajos, va á buscar el Gigüela,cér­ca de la laguna de Alcázar de San Juan, continuando por la orilla izquierda del Gigüela hasta la confluencia del río Valdespino, y pasando por el S. de Herencia y N. de las ventas de puerto Lapiche, sigue por las vertientes de los ríos Valdespino y Amarguillo, y entre la venta del Medio y Fuente del Emperador, continuando por el puerto del Milagro, Monte‑Morra, puerto de Marches, cerró del Buey, Piedra‑Escrita y la Mina por el N. del puerto San Vicente al O. de Mohedas y al naci­miento del río Guadarranque al S. de Torlamora, en donde concluye el límite septentrional. El occidental empieza en dicho punto; sigue al S. por las sierras que  separan el rió Guadarranque de los de Gualija é Ibor; deja al E. á Alia, dirigiéndose al rio Guadalupejo, y pasando por su parte occidental y por el cerro de la Ata­laya , termina en el rio Guadiana al O. de Valdecaba­lleros; atravesando este rio va por el O. de Peloche, He­lechosa, Fuenlabrada, y con direccion al S. y E. corta el rio Guadalema y el Zujar entre Zarza y Peñalsordo, concluyendo el límite occidental. El meridional tiene su principio en este punto; y atravesando el Zujar, sigue por su orilla derecha hasta cerca del castillo de Madroniz, desde donde se dirige á buscar el rio Guadalmez por debajo de Palacios de este nombre en la confluencia con el Valdeazogues, que pasa por Almaden; y siguien­do la orilla derecha de aquel río hasta el Peñon de la Cruz, continúa alE. por la Sierra, pasando al N. de San Benito, puerto Mochuelo al S. de Garganta y N. de Fuencaliente; sigue por la Sierra‑Morena, pasa por el N. de Magaña, Despeñaperros y Puerto del Rey hasta el rio Guadalon por encima de Venta‑Quemada, é in­clinándose algo al N., va á parar entre Terrinches y Vi­llamanrique, terminando el límite meridional. Empie­za el oriental en este punto, continuando por el N. de Albaladejo por las vertientes de los rios Jabalon y Azuer; y pasando por entre Villanueva de la Fuente y Povedi­lla, por el origen de las lagunas de Ruidera al O. de Sa­linas y Pinilla, y por el O. y N. del Bonillo, va por el N. de Barras entre la Roda y Marta; y pasando por el N. de este últimoentre Villarrobledo y Minaya, y en­tre Pedernoso y Pedro‑Muñoz, va á concluir al N. de este pueblo.

En 1833 apareció la descripción correcta de la división territorial obra de Javier del Burgo y en la cual participó también Larramendi

DESCRIPCION DE LOS RAMALES DE LA CAÑADA SORIANA, DESDE VILLACAÑAS Y QUERO AL VALLE DE LA ALCUDIA. Imprenta de Manuel Minuesa, Madrid, 1838

Villarta .

Pág. 15 ” Además, según testimonio de actuaciones de la antigua subdelegación de la Mesta de Alcázar de San Juan, expedido el 20 de abril de 1829, resulta que de la cañada que cruza por Villacañas y Madridejos, sale un cordel que se dirige por Puerto Lapiche a Villarta, en cuyo término se incorpora con la cañada que pasa por la Puebla de Almoradiel, Quero, Alcázar, Villafranca, Herencia y dicho Villarta, siguiendo a Manzanares…”

Pág. 20. Herencia. En el citado sitio Bermejo, y mojón grande de piedra, entra la cañada en término de Herencia, prosigue por el Vegón, la corriente de Valdespino, cruza el camino Real de Herencia a Villarta y Manzanares, por la vega abajo, Mojonera de la dehesa de Propios de Herencia, que corre a la izquierda, Dehesa de las Yeguas, de cara del Mojón Blanco, Peñas del Congosto, el Vegón o los Vegones, el Asperilla o Esterillo, camino de los Quintos, la Cabezuela Vieja, por un prado baldío muy dilatado, por donde la cañada va sin limitación, Casas de don Juan de la Beldad, por la vega del Jigüela abajo, a la derecha del camino ( Nota: A la izquierda se desprende de la cañada una colada de abrevadero, para beber los ganados en el río Záncara). La cañada prosigue largo trecho por el sitio de los Vegones y camino de Villarta, Dehesa del Vegón, Cañada Pajares, Mojón Patrón o Mojón Colorado, Aqui sale la cañada del término de Herencia.

Pág. 21 Partido de Manzanares. Villarta de San Juan. Entra la cañada en término de Villarta desde el Mojón patrón o Colorado, por el sitio de la Cañada de Pajares; y prosigue con mucha mas anchura de las noventa varas, por ser a la derecha una vega, prados y dehesa, que inundan las aguas de los ríos Záncar y Jigüela. El Quintillo, el Vegón de la Tejera, por medio de la dehesa de la Villa, las Canteras Viejas, Frente del Cerro, camino adelante de Herencia a Villarta, carretera nacional de Andalucia, que viene desde Puerto Lapiche con el cordel citado al principio, a la Puente Chica; Cruza la Cañada con la carretera por la Puente grande o puente nuevo sobre el río Jigüela. A la derecha hay abrevadero y descansadero. Entra la cañada con la carretera por la calle Real de la Villa de Villarta, continua por la Redonda del pueblo, sale por la CRuz de Tobal, carril de las Cabezas o de las Viñas, entrada del Arenal.

Pág. 22 Partidos de Alcázar de San Juan y Manzanares. Villarta y Herencia. Desde la entrada del Arenal va la cañada por entre términos de las dos citadas villas, siguiendo la dirección del antiguo camino Real de Manzanares, y tomando la mitad de su anchura en término de Villarta a la derecha, y la otra mitad en el de Herencia a la izquierda, la cañada de Bárbara, cruza la carretera nacional, dejandola a la izquierda, la Cruz del Arriero, carril de la Mancha que va as Daimiel, la cañada de Laso Dias (“las Odías”), casa de Villaescusa, Villacentenos, el Berrocal, la Peña del Caballo, el Pozo de Don Gregorio, los chaparrales de Villarta, el Navajo de Moyano, carril de los ladrones, la Cañada de las Yeguas, el Rocín, Mojón divisorio de los términos de Villarta, Herencia y Manzanares, donde deja la cañada la raya de los dos primeros.

Pag. 23 Manzanares. Entra la cañada Real en término de la villa de Manzanares desde el mojón divisorio con las dos citadas anteriores, donde está tambien la dehesa de MOratalaz y entrada del monte de la venta de Quesada, camino vieno de Toledo, cruza la carretera nacional de Andalucia, venta de Quesada, villar de la Teja, Mojon divisorio de Manzanares con el campo de Moratalaz, el Portazguillo, el Peñón, Majada de la casa del Bueno, Casa de don Roque Mazarro, Casa de Santos, Casa de Lope, Alto de la Hoya de la Cofia, la Venta del Tizón, La Hoya de la CAsa de don Juan, que posee el Marqués de Salinas, salida del carril de la casa de don Pedro, la casa del Rico, subiendo por la Hoya Grande, la Hoya del arriero, el Paredazo, un olivar antiguo, el Pozo de la Buena-agua, Aquí se incorpora la Cañada de Cuenca, que viene por los términos de Socuellamos, Tomelloso y Argamasilla de Alba o Lugar-Nuevo, sgue la cañada reunida por los Molinos de Viento, que están derruidos, unión de los cuatro caminos, cruza el proyectado ferro-carril de Ciudad Real. Entra en la población de Manzanares por la calle de Toledo, plazuela de los Paradores, calle de las Trompas,….”

El recorrido de la cañada quizás alguien pueda identificarlo a su paso de Villarta, me refiero en concreto a la cruz de Tobal y el carril de las Cabezas.

José Muñoz Torres, Cronista Oficial.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s