LIBROS EN LOS QUE ALGO SE DICE DE VILLARTA DE SAN JUAN; BIBLIOGRAFIA DE VILLARTA DE SAN JUAN (XIV), por José Muñoz Torres

Después de la larga exposición sobre el puente de Villarta, de nuestros comentarios sobre las “Paces nuestras de cada año” (Este año con un final no tan feliz como hubiésemos deseando), nuestros “poyetes” sobre la peste del cólera del año 1855, sobre la “gripe española” del 1920 y los comentarios, que no historia aún, sobre la pandemía del 2020 que ahora padecemos y de la que esperamos, -pues ahora la historia pasa muy deprisa-, poder dar datos veraces en poco tiempo, nos volvemos a nuestra historia pasada sobre la cual no se podrá poner en duda lo que pasó ni lo que sobre los acontecimientos que entonces ocurrieron, se dijo. Claro que eso no evita que a la vista de lo  que pasó  se le de vuelta y se retuerza la historia, a fin de convencernos, -o de convencer o engañar-,   de qué  interesa en cada momento y no de lo que realmente pasó. Y así no es raro que a uno de los militares de más prestigio que ha habido en España, el manchego Espartero, sea prácticamente más recordado por los atributos de su caballo que por la persona que lo monta: “Tienes más …… que el caballo del Espartero” [Y para que nadie diga que si fue o si vino, quiero recordar que como militar “no se andaba con rodeos”, ejercía el mando y en alguna ocasión “perdió los estribos”].

Por eso en este “poyete”, -mientras llegan nuevos tiempos, duros pero quizás no tanto como se vaticina-, volvemos a ver lo que se decía de Villarta, -casí siempre poco-,  en los libros. Y aunque seguiremos con el orden alfabético por autores, voy a empezar esta relación como pequeño recuerdo a uno de los historiadores más honestos y ecuánimes que ha habido en España, sin ser historiador sino escritor de teatro y novelas. Si alguien quiere conocer, -en mi opinión, claro está-, lo que pasó en España durante gran parte del siglo XIX, incluida la Guerra de la Independencia, las guerras carlistas, cambios  de regímenes, tendrá que echar mano reiterada de los Episodios Nacionales, de don Benito Pérez Galdós ( Este año se celebra el primer centenario de su muerte) Y para ver qué decía de Villarta, escogemos el Episodio titulado Bailen. La acción se desarrolla poco antes de la batalla de Bailen. De Madrid, salen, camino de Andalucia, dos personas bien distintas, un joven fusilado durante el 2 de mayo, Gabriel,  que sobrevivió bajo el montón de cadáveres que le sepultaban y Luis de Santorcaz, un “afrancesado” que busca resolver en Andalucía asuntos de familia. Un poco después de la villa de Noblejas, se une a ellos Andresillo Marijuan, que iba a servir de gañán en un pueblo de Andalucia. A partir de este encuentro los tres siguen camino, haciendo Luis de Santorcaz de gran señor y Gabrielillo y Mariajuan de sus criados. Y dice Galdós:

“Asi atravesamos la Mancha, triste y solitario país donde el sol está en su reino, y el hombre parece obra exclusiva del sol y del polvo; país entre todos famoso desde que el mundo entero  se ha acostumbrado a suponer la inmensidad de sus llanuras recorrida por el caballo de Don Quijote. Es opinión general que la Mancha es la mas fea y la menos pintoresca de todas las tierras conocidas y el viajero que viene hoy de la costa de Levante o de Andalucía, se aburre junto al ventanillo del wagon, anhelando que se acabe pronto aquella desnuda estepa, que como inmóvil y estancado mar de tierra, no ofrece a sus ojos accidente, ni sorpresa, ni variedad, ni recreo alguno. Esto es lo cierto: la Mancha, si alguna belleza tiene, es la belleza de su conjunto, es su propia desnudez y monotonía, que si no distraen y suspenden la imaginación, la dejan libre, dándole espacio y luz donde se precipite sin tropiezo alguno. La grandeza del pensamiento de Don Quijote, no se comprende sino en la grandeza de la Mancha. En un país montuoso, fresco, verde, poblado de agradables sombras, con lindas casas, huertos floridos, luz templada y ambiente espeso, don Quijote no hubiera podido existir , y habría muerto en flor, tras su primera salida, sin asombrar al mundo con las grandes hazañas de la segunda. Don  Quijote necesitaba aquel horizonte, aquel suelo sin caminos, y que, sin embargo, todo él es camino; aquella tierra sin direcciones, pues por ella se va a todas partes, sin ir determinantemente a ninguna; tierra surcada por las veredas del acaso, de la aventura, y donde todo cuanto pase ha de parecerobra de la casualidad o de los genios de la fábula. necesitaba de aquel sol que derrite los sesos y hace locos a los cuerdos, aquel campo si fin, donde se levanta el polco de imaginarias batallas, produciendo al transparentar de la luz, visiones de ejércitos de gigantes , de torres de castillos , necesitaba de aquella escasez de ciudades , que hace más rara y extraordinaria la presencia de un hombre o de un animal….
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Atardecer en la Mancha: Villarta. (Archivo personal)

Muy pocos podrán poner en duda las palabras de Pérez Galdós. Ahora esta Mancha, que describía Pérez Galdós, no la conocemos porque, para ello, hay que ir con calma, sosegadamente por sus caminos, que no quiere decir que se vaya cómodo. Mirando a la lejanía, que no se acaba, interminable, si no fuera por ese telón de fondo anaranjado y rojizo que pinta en el cielo, que parece alcanzarse con la mano: los atardeceres de la Mancha. Ahora vamos siempre con prisa, y pasa delante de nosotros una tierra a la que no hay que mirar porque si no se nos van nuestras, a veces, fantasiosas ilusiones que nos hacen creer poder “comernos el mundo”, sin darle tiempo a que el sol o los vientos  calme nuestra calenturienta imaginación u olvide los horizontes que pocas veces alcanzaremos, a pesar de verlos tan cercanos. En esta ocasión Luis de Santorcaz  no dejaba de contar sus aventura de soldado con Napoleón en tierras alemanas. Y sigue diciendo Pérez Galdós:

“Así es la Mancha. Al atravesarla no podía menos que acordarme [Quien dice esto es Gabriel, uno de los tres viajeros]de don Quijote, cuya lectura estaba fresca en mi imaginación (…) Cuando Santorcaz nos refirio este cuento [sus aventuras con Napoleón] íbamos caballeros en sendos machos que nos facilitaron por poco dinero unos arrieros de Villarta, y  no estoy seguro si habíamos traspasado ya el término de Puerto Lápice o íbamos a entrar en él. [Puerto Lápice tuvo término propio en 1841, por tanto Pérez Galdós asume la realidad de cuando escribe el libro en 1872 como si así hubiese sido siempre. En aquellos tiempos de 1808, saliendo de Puerto Lápice hacía el sur, se entraba en el término de Villarta, yendo evidentemente por el camino real. Pero en cualquier caso el paisaje que describe es el que ahora se ve, teniendo en cuenta que los olivares y encinares de entonces se han convertido en viñedos y algun que otro cultivo](…)El camino seguía una linea recta ante nosotros: a la izquierda elevábanse unos cerros cuyas suaves ondulaciones se perdían en el horizonte formando dilatadas curvas y  muy lejos se alcanzaba a ver una colina mas alta,  en cuya falda parecían distinguirse las casa de un pueblo: a la derecha el suelo se extendía completamente llano, y en su inmensa costra  la tarda corriente de un arroyo y el agua de la lluvia, formaban multitud de pequeños charcos , cuyas superficies iluminadas por la luna, ofrecía a la vista la engañosa perspectiva de una gran luna o pantano.(…) El sol no tardó en salir aclarando el pais y haciendo ver que no estábamos en Moravia, como  vamos de Brunn a Olmutz, sino en la Mancha, célebre tierra de España. El pueblo donde paramos a eso de las ocho de la mañana era Villarta, y dejando allí nuestros machos, tomamos unas galeras que en nueve horas nos hicieron recorrer las cinco leguas que hay desde aquel pueblo a Manzanares… [BENITO PÉREZ GALDÓS. Bailen. Edición de Juan Miguel Sánchez Vigil. Espasa Calpe, 2008]

Luego en otro libro de los Episodios Nacionales, nos hablará de Prim y sus andanzas por nuestra Mancha perseguido por los soldados que no se pusieron a sus órdenes. La Mancha ha sido, casi siempre, para mal de sus moradores, tierras de paso, de enfrentamientos de otros que utilizaban nuestra tierra para dirimir sus diferencias pero lejos de las suyas; caminos llenos de ejércitos, que pasaban y se iban, arrancando lo bueno que tenía la Mancha noble. Tierra de paso ahora, al igual que el agua que se nos fue de nuestros rios o como el agua que a través de un cómodo cauce sigue ligera a otras manos, a otros campos, mientras nuestras tierras se quedan secas regadas solo por el llanto de miles y miles de nuestros agricultores para los que el pan nuestro de cada día es sólo una esperanza que les da una alegría cuando, de vez en cuando, ven sus viñas cuajadas de uvas. Desde esa Mancha, antigua, sencilla y labriega, intentaremos seguir hablando de nuestra historia para aprender de ella,  para no equivocarnos, para hacer llegar a los que se fueron a otras tierras, con el gran dolor de dejarnos, que no se olviden de ella. Que le hablen a los suyos de esa tierra discreta que se dejó abrir en surcos infinitos y asi, abierta,  esperar que el agua la empape hasta los huesos. Es tan larga y tan ancha nuestra Mancha que pocos se han atrevido a hablar de ella serenamente, de nuestros  errores y aciertos, porque unos y otros han sido fruto del momento, de la suerte o la desgracia. ¿Aprenderemos algo de nuestra historia? Yo recuerdo lo que otros han dicho. ¿Bueno? ¿Malo?.. Al menos agradeceremos, -de muchos-, que, sin tener necesidad de hablar de nosotros, a pesar de todo, hablasen.

 

AITKEN, R.  Rutas de trashumancia en la meseta castellana ( Publicado en el número julio de 1945 en The Geographical Journal, Vol. CVI. lo recogen Pedro García Martín y José María Sánchez Benito en su libro: Contribución a la historia de la trashumancia en España ).

Villaharta: Pág. 177

Pág. 177. Hablando del libro de Klein, La Mesta, dice: El mapa K muestra quince de estos puertos reales Pero los siete más importantes por los que pasaban el 75 por 100 de la sovejas trashumantes en 1477, eran los siguientes, por orden de importancia: 1. Venta del Cojo; 2. Villaharta; 3. Torre de Esteban; 4. Tomelloso; 5. La Puebla de Montalban; 6. Rama Castaña, y 7. Abadía. En la figura 1 aparecen con estos mismos números. En el mapa K Villaharta está representada en el lugar de Villarta, al sudoeste de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), pero la referencia del texto de Klein parece más adecuada para Villaharta (Córdoba), en la carretera de Córdoba a Almaden”. [La duda que expone Aitken quizás se deba a su desconocimiento acerca del primitivo nombre de Villarta que era Villaharta, igual que la villa de Córdoba. En cualquier caso los documentos de la Mesta asi como los archivos de reparación del puente de Villarta no dejan lugar a dudas sobre a qué Villarta,  se debe atribuir el portazgo. Hay otro aspecto quizás más curioso y es el de hacer valer el prestigio intentando deshacer las conclusiones de otros grandes historiadores como es, en este caso, Klein, uno de los mayores expertos en el tema de la Mesta. En cualquier caso del mapa de Klein se han sacado muchas conclusiones respecto a Villarta. Algunos historiadores transcriben el portazgo como Villahorta, toda vez que en el mapa queda medio oculta lo que ellos dicen que es una “o”. Es el sino de Villaharta, posteriormente, ya a mediados del siglo XIX conocida como Villarta de San Juan] 
Julius Klein Scan
KLEIN, Julius: La Mesta (Madrid, Alianza Editorial 1979)
GEOHISTORIA: La mesta y su importancia en las cañadas reales.
Mapa editado en numerosas publicaciones basado en el original de Julius Klein
[Nota acerca de los dos mapas. El original ( en blanco y negro) de Julius Klein figura en las páginas 38 y 39, de su libro publicado en Madrid por Alianza Editorial en 1979, con el título de La Mesta: Estudio de la historia de la historia económica española, 1273-1836. El segunda mapa, en color, es una adaptación del original de Julius Klein, con algunos errores, como el de llamar Villahorta a nuestro pueblo y puerto real de la Mesta, bajo el nombre de Villaharta. Uno de los primeros en utilizar la nomenclatura de Villahorta, fue Juan Contreras y López de Ayala, Marqués de Lozoya].

BASANTA, LUIS FERNANDO.Había una vez….Las zonas húmedas Añil. Cuadernos de Castilla-La Mancha. Nº 2 noviembre de 1993

Villarta: Pág.14

Pág.14” Lo triste es, que la mayor parte de las tierras “recuperadas” no han podido ser utilizadas para cultivarse, ya que la concentración de sales lo impedía. El lector puede comprobar este extremos, cuando cruza sobre el río Cigüela a su paso por Villarta de San Juan. Debe imaginarse que ese polvoriento desierto de sales blanquecinas que se abre a ambos lados del canal del río, durante varios centros de metros, fue, en una época no lejana (1971) un productivo marjal, lleno de vegetación palustre y aves acuáticas. Tras la desecación y la imposibilidad de cultivo, ha llegado al abandono ¡Qué despilfarro! ¡ Qué tristeza!.

BORY DE SAINT-VINCENT. Résumé Géographique de la Péninsule Iberique. Paris 1826. Ejemplar  de BnF Gallica.

VillaHarta. Pág. 459 y 460

Pág. 459. ” La Manche contient encore plusieurs autres populations importantes, telles que, Mora, Madridejos, Villa-Tobas, Alcazar (pág.460) de San – Juan, Villaharta, Villa-rubia de los Ojos, Deymiel, Almagro, Santa Cruz de Mudela, Almadovar del Campo. Villanueva de los Infantes, Montiel, Alambra et Alcaraz; mais ces lieux, dispersés sur une vaste étendue, distants les uns des autres, dont la pluparta sont éloignés des principales communications, ne meritent guère que d’etre mentionnés.[Traduccion:“La Mancha tiene ademas otras varias  poblaciones importantes, como Mora, Madridejos, Villa-Tobas, Alcázar (pág.460) de San – Juan, Villaharta, Villa-rubia de los Ojos, Deymiel, Almagro, Santa Cruz de Mudela, Almadovar del Campo, Villanueva de los Infantes, Montiel, Alambra y Alcaraz; pero estos lugares, dispersos en una vasta área, distantes entre sí, la mayoría de los cuales están lejos de las comunicaciones principales, apenas merecen ser mencionados.]

BORY DE SAINT-VINCENT. Guide du Voyageur en Espagne. Paris, 1823.

Villaharta: Páginas: 96-97-100-500.

Págs. 96  A une assez grande distance du lieu où s’éclipse, pour ainsi dire, la riviere échappée de la succession  des lagunes de Ruidera, vers l’ouest, entre Villaharta et Deymiel, sur la grande route meme de Madrid en Andalusie, a travers la Manche…[Traducción:”A una distancia bastante grande del lugar donde el río desaparece, por así decirlo, el río desaparece de la sucesión de las lagunas de Ruidera, al oeste, entre Villaharta y Deymiel, en el mismo camino de Madrid a Andalucía, a través de la  Mancha … “]
Pág. 97. “Les Rio Giguèla et Zancara, qui, sur sa droite, tombent les premiers  dans le fleuve peu aprés los Ojos ( les yeux), et dont le confluent se voit un peu  de dessus le pont oú la grande route coupe reunies à Villaharta, le Giguéla et le Zancara arrosent aussi de vastes plaines, et le dernier particulierement, longeant les marais oú le Guadiana se perd…[Traducción”El Río Giguèla y Zancara, que, a su derecha, se unen en el río poco después de los Ojos (los ojos), y cuya confluencia se ve un poco por encima del puente donde la carretera principal se cruza en Villaharta, el Giguéla y Zancara también riegan vastas llanuras, y la última en particular, bordeando las marismas donde se pierde el Guadiana ..]
Pág. 100 L`espace contenu entre le Zancara, le Guadiana et le Jabalon, nà pas moins de sept cents metres à Villaharta, de sept cents à Manzanares sur le Rio Azuer, et de sept cent soixante-dix à Val-de-peñas..[Traducción El espacio entre el Zancara, el Guadiana y el Jabalón, algo menos de setecientos metros en Villaharta, setecientos en Manzanares en el río Azuer, y setecientos setenta en Val-de-peñas ..]
Pág. 500 ” Villaharta de San-Juan sur la rive gauche du rio Giguela, au point où la route de Madrid coupe cette riviere.[Traducción“Villaharta de San-Juan en la margen izquierda del río Giguela, en el punto donde la carretera a Madrid cruza este río.]

BOURGOING, JEAN FRANÇOISE. Nuevo Viaje a España y Estado actual de esa monarquia.

Villarta: Páginas 41-42

Págs. 41-42. ” Villarta, fábrica de paños gruesos con la lana de la comarca. Antes de llegar a este pueblo se atraviesa un estrecho y largo puente de piedra a ambos lados del cual hay una gran charca de agua estancada cubierta de hierbas pantanosas. Esta especie de pantano es el río Guadiana que, a poca distancia de allí, oculta por completo sus aguas perezosas, que reaparecen luego en un lugar llamado los Ojos del Guadiana. Cinco leguas mas allá de Villarta está Manzanares, uno de los pueblos mas grandes de la Mancha. 

3.449. Jean François, baron de Bourgoing. El Puerto a finales del ...
Portada del libro de Jean Françoise Bourgoing, Nuevo viaje a España [Fuente: Gente del Puerto de Santa María]

BRU, JOSÉ. Itinerario del Camino de Madrid a Sevilla. Libreria de Saiz en la c/ Carretas. Madrid, 1823. Ejemplar en la BNE.

Villarta: Pág. 13

Pág.13. … hacen un contraste agradable con las tristes llanuras que hay hasta llegar a las ventas de  Puerto de Lapiche situadas entre dos collados, donde se deja la provincia de Toledo  y se entra en la de Ciudad Real. Aquí hay un pequeño pueblecito formado de barracas con una buena posada. Desde aqui se siguen viendo algunos árboles, y después de trasponer varias colinas plantadas de viñas y olivos se pasa el río Giguela y se entra a hacer noche en Villarta, en que hay malas posadas, y cuya villa fue saqueada y arruinada por los franceses en la última guerra por la valerosa  resistencia de sus habitantes. Hoy cuenta 50 vecinos.” [En la fecha de edición de 1823, Villarta se encuentra en fasé de reconstrucción  de tal forma que el propio rey Fernando VII, en su viaje a Andalucia se desvió desde Puerto Lapice hacia Arenas y Daimiel para salir posteriormente a Valdepeñas, siguiendo el camino hacia Aandalucia.]
Itinerario Scan
Itinerario del camino de Madrid a Sevilla, 1923. ( Fuente: BNE9

CARRASCO SERRANO, GREGORIO. Aportación al análisis de la economía de la Oretania septentrional en época romana. Hispania Antiqua. Revista de Historia Antigua, XLIII 2019.

VIllarta de San Juan: Pág. 86

Pág. 86. “En cuanto al Item a Liminio Toletum, es designada por E. Saavedra Item ad Laminio Toletum, corrigiendo al igual que el resto de los autores Liminio por Laminio . Se trata de una de las vias mas breves de las descritas por el itinerario de Antonino, con una longitud total asignada de XCV m.p. Asi pues dicha via desde Laminium ( Alhambra) en la comarca del Campo de Montiel, se dirigia por La Calera hacia Murum, la siguiente mansión, prosiguiendo por Villarta de San Juan y Puerto Lápice para internarse ya en la provincia de Toledo , en ámbito plenamente carpetano, hacia Consabro ( Consuegra) y desde allí alcanzar finalmente Toletum.”

CARRASCO REDONDO, MANUEL. Guia de Visita Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.Edición del Organismo Autónomo de Parques Nacionales. 1914

Villarta: 22, 161

Pág. 22. Este tipo de ecosistema palustre era el mas caracteristico de La Mancha, en donde estaba muy bien representado hasta hace pocos años: Tablas del Záncara, de Villarta de San Juan,.. [ En una guia del parque de las Tablas de Daimiel, teniendo en cuenta la evolución y desastre de la próxima tabla de Villarta-Arenas, algo más se pudiera haber dicho, aunque sólo fuese para tener bien presente la destrucción de las mismas sin que nadie moviese un dedo por su salvación….]

 

DALRYMPLE, Mayor W. Voyage en Espagne et en Portugal. Paris, 1783

Villaharta: Pág. 43

Pag. 43. J’ai continué mon chemin à travers un pays moins bien cultivé, et je suis arrive en quatre heures à Villaharta, il y a cinq lieues; c’est un pauvre village, ou nous fumes mal logés, parceque le Regiment de Montesa Cavalierie qui etoit en marche, occupoit toutes les hotelleries  sur la route. Il y a a au nord de cet endroit, un Marais, donde les exhalaisons sont trés mal-faines pendant l’été. Le 11. J’ai quitté ce villain trou à quatre heures, et passé le maraissur une chauffée pierrèe; le vent  qui souffloit nord en venant des montagnes  en face de nous fûmes obligés de prendre nos grands manteaux; au boût de deux lieues, nous arrivâmes au Puerto-lapiche [Traducción: Seguí mi camino a través de un país menos cultivado, y llegué en cuatro horas a Villaharta, hay cinco leguas; es un pueblo pobre, donde estábamos mal alojados, porque el Regimiento de Caballeria de Montesa, que estaba en marcha, ocupaba todas las  en el camino. Al norte de este lugar, hay un pantano, donde las exhalaciones son muy malas durante el verano. El día 11. Dejé este mal lugar a las cuatro en punto y pasé el pantano por un camino de piedra; el viento que soplaba hacia el norte desde las montañas de cara a nosotros nos obligó a ponernos nuestros grandes abrigos; Después de dos leguas, llegamos a Puerto Lapiche].

 

DESINSECTADOR Y DESRATIZADOR, EL (C. PRADERA?). Una garrapata Hyalomma (Ixodida, Ixaodidae) en Villarta de San Juan ( Ciudad Real). 15 de mayo de 2018.

Villarta (Aunque no sepamos el nombre “del ciudadano de Villarta”, él seguro que se acordará de un señor  que estuvo pendiente de la garrapata que iba por su pantalón y que la cogió y guardó para estudiarla…¡

El pasado lunes 14 de mayo estuve en Villarta de San Juan (Ciudad Real). Fue una visita imprevista fruto del equívoco. Al salir de la autopista A-4 para dar media vuelta en dirección a Valencia, encontré esta población de la que nunca había oído hablar. Es de gran belleza el puente románico que cruza el río Gigüela, el cual alimenta las Tablas de Daimiel. O por lo menos, las debería de alimentar, porque el cauce estaba seco.
El desratizador Scan
Entrada a una madridguera junto al puente romano de Villarta (Fuente: Desinsectador. Fotografia Mayo 2018)
Justo al lado de la entrada paró un ciudadano de Villarta con el que conversé un rato. Yo no reparé en la madriguera. Pero sí reparé en que por la pernera derecha de su pantalón trepaba sigilosamente una garrapata. Le comenté que tenía una garrapata y que, si no le importaba me la iba a quedar para ver de qué especie se trataba. Vi que se trataba de una hembra de una especie del género Hyalomma. Una vez metida en un vial, la conversación avanzó un poco más y nos despedimos. Me quedé muy satisfecho con esta captura. Sin embargo, ante el temor de que pudiera yo tener alguna garrapata encima, me miré bien las piernas y me sacudí el pantalón con nerviosismo. Entonces, me di cuenta de que había una madriguera de liebre o conejo y pensé que, probablemente, de allí había salido la garrapata.

Garrapata Scan

Garrapata hembra del género Hyalomma (Fuente: Desinsectador 05-2018)

Estuve buscando información y encontré un interesante estudio de P.I. Basco Basco et alii de 2008 realizado en la finca La Garganta de Ciudad Real [1]. Esta finca queda al sur de la provincia en el límite con Córdoba. Y dista de Villarta unos 110 kilómetros en línea recta. En este estudio sus autores capturaron durante todo el año 2007, de enero a diciembre, un total de 2226 ixódidos que identificaron como pertenecientes a seis especies: 1807 Hyalomma lusitanicum (81,2%), 187 Rhipicephalus pusillus (8,4%), 136 Rhipicephalus bursa (6,1%), 44 Dermacentor marginatus (2%), 45 Haemaphysalis hispanica (2,1%) y 4 Ixodes ricinus (0,2%). Como se constata, H. lusitanicum fue la especie más abundante y fue además la única capturada durante todo el año. En la figura 3 se puede ver una gráfica confeccionada por los autores del estudio que muestra dónde fueron recolectadas las garrapatas, sobre vegetación o sobre animales.

 

FERNANDEZ OCHOA, CARMEN//ZARZALEJOS PRIETO, Mª DEL MAR//SELDAS FERNANDEZ, INMACULADA. Entre Consabro y Laminio. Aproximación de la Via 30 del Itinerario.

Villarta de San Juan: Págs. 167, 168,169, 170,171,174, 17

Pág. 167 ” Desde Puerto Lápice la via oarte haci Villarta de S. Juan por el llamado “CAmino Viejo· de Villarta. Hasta este punto todos los invesrigadores se muestran de acuerdo. Las divergencias surgen en torno a la dirección que toma la via a la salidad de esta localidad. Saavedra plantea la dirección hacia Venta Quesada, suponemos que a través de la Cañada Real de Ganados, para desde ese lugar, efectuar un brusco cambio  de rumbo en dirección al cerro de la Mesa ( Ruidera) donde situa el final del trazado.”
Pág. 168. En 1969 M. Corchado realzia un trabajo sobre las rutas de la Meseta a modo de síntesis. De ésta resultó lo que consideraba un mapa de vias romanas seguras o probables. Corchado menciona como via “probable” el trazado comprendido entre Consuegra y Alhambra. La hace pasar por Puerto Lápice, Villarta de San Juan y Sta. Mª del Guadiana hasta enlazar con Alhambra.
puente villartaScan
Puente de Villarta, fotografía incluida en este trabajo, antes de la última reconstrucción
Pág. 169 ” Tramo 2. Puerto Lápice-Villarta de San Juan. Este tramo no presenta accidentes topográficos importantes salvo el paso del río Cigüela en las inmediaciones del pueblo de Villarta. En este recorrido sigue el llamado “CAmino Viejo”  de Villarta, y al llegar a las próximidades de esta localidad se oculta bajo el antiguo trazado de la Nacional IV, salvando el río por el “Puente viejo de Villarta” (…) Asociados a este tramo de la Via han sido constatados dos yacimientos de época romana: “Las Ventas de Puerto Lápice y Villarta”. De excepcional interés resulta el conocido tradicionalmente como “Puente de los 72 ojos” sobre el río Gigüela. Esta construcción ofrece huellas evidentes de haber sido erigida en época antigua, al menos en los que se refiere al arranque de las pilas y el sistema de dovelaje de algunos arcos que ha sido objeto de restauraciones modernas que afectaron al pretil y los apartaderos, quizá en relacion a su uso continuado.”

FERNÁNDEZ-CAÑADAS GREENWOOD. Toponimia y emblemática: El nombre y el escudo de Herencia (Ciudad Real). Cuadernos de Estudios Manchegos, 42. 2017

Villarta de San Juan:  Págs. 198, 205,

GARCÍA MARTIN, PEDRO //SÁNCHEZ BENITO, JOSÉ MARÍA.Arbitrios locales sobre la propiedad semoviente en Castilla durante los siglos XIV y XV. Contribución a la historia de la trashumancia.Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Serie Estudios nº44. Madrid 1996

Villaharta: Pag. 288 y 297

Pág.297 [El derecho de asadura al cual tenia derecho la Hermandad de Ciudad Real. “La renta se recibía en ciertos lugares acostumbrados sobre las rutas ganaderas, aunque ciertamente no conocemos todos. La Hermandad de Ciudad Real lo hizo en Torre de Juan Abad, Socuellamos, Villarta, la Perdiguera, todos ellos al ESte de su área de influencia.

 

GIMENEZ BALLESTA, JUAN. El espacio geográfico-histórico del Campo de Montiel. Anales Cervantinos AC.  XXXV, 1999. C.S.I.C.

Villarta: Pág. 235

Pág. 235: Tengamos presente que en 1624, sólo unos pocos años  después de publicarse la segunda parte del Quijote, y c on motivo de visitar las costas andaluzas, Felipe IV  ante el temor de un posible golpe de mano de los mercaderes ingleses ( como después se vino a demostrar), optó por el [camino] que viniendo desde Villarta de San Juan ( donde comieron el 12 de febrero), continuaba por La Membrilla, Alcubillas, Cózar y la Torre de Juan Abad” [Por esa fecha era Corregidor y Gobernador de Gibraltar D. Cristobal Mesía Bocanegra quien había remitido un informe sobre la situación de las defensas costeras de Andalucia]

José Muñoz Torres, Cronista Oficial.

 

 

 


2 respuestas a “LIBROS EN LOS QUE ALGO SE DICE DE VILLARTA DE SAN JUAN; BIBLIOGRAFIA DE VILLARTA DE SAN JUAN (XIV), por José Muñoz Torres

  1. Otra vez, amigo Pepe, hayo en este “poyete” algunas de las pepitas de oro villarteras escondidas entre la arena del tiempo, alguna no tanto. Lo de “Villahorta” me ha chocado, puede que fuese un error de trascripción, es la primera vez que lo leo. Lo de BRU, JOSÉ, Itinerario de Madrid a Sevilla, me ha gustado de la forma que hablaba de Villarta …“cuya villa fue saqueada y arruinada por los franceses en la última guerra por la valerosa resistencia de sus habitantes. Hoy cuenta 50 vecinos.” (1823).
    De otra, sin ser pepita si no garrapata, te puedo ampliar más la información aunque lo fundamental está en unas fotos que puse al final de un vídeo que publiqué a través de mi página de Facebook, después de un paseo, el día 14 de mayo de 2018. Sin saberlo una de las dos personas que vi agachas junto a los primeros arcos del cauce del río, resulta que era al que tú hacer referencia como, “DESINSECTADOR Y DESRATIZADOR EL (C. PRADERA?)”. Yo hablé con ellos, sobre todo con el del pelo cano, creo que viajaban en un Citroën C3 de color blanco y, la garrapata la cogieron de la pernera derecha de mi pantalón. Te mando una foto a tu correo señalando donde ocurrió.
    Muchas gracias, Pepe, y un gran abrazo ¡eso sí, virtual!.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s